Una chistera de la que no dejan de salir buenas ideas

  • El mago y maestro Chucho Ruiz fue galardonado con el Premio al Mérito Educativo por sus métodos innovadores

Comentarios 2

Acuñó el término magiasterio para designar su particular forma de ejercer la docencia, escribió un libro, Educando con magia, en el que daba las claves para mezclar la magia y el magisterio y ahora le han otorgado el Premio al Mérito Educativo, concedido por la Junta de Andalucía, por utilizar métodos educativos innovadores. Algo que a Xuxo Ruiz llena de alegría porque "emplear sus herramientas y recursos hacen que la experiencia educativa sea más rica e inolvidable".

Tras quince años dedicado a la docencia y veinte en el mundo de la magia, Xuxo desempeña una labor peculiar en el colegio San Sebastián de Albaida del Aljarafe. Allí une sus dos pasiones con la finalidad, no sólo de educar, sino de conseguir que los niños mantengan la ilusión a la hora de aprender en la escuela. Para este docente, "actualmente los niños están estimulados en exceso por culpa de las redes sociales, internet o las nuevas tecnologías, algo que hace que pierdan la ilusión o la capacidad de sorprenderse ante lo desconocido". Por ello toma prestada la magia para utilizarla como método de motivación real, "ya que es un valor añadido que repercute en la calidad de enseñanza", asegura. Este maestro está convencido de que "los nuevos recursos que ofrece la magia educativa motivan a los pequeños y, si eso se consigue, ellos trabajarán mejor, serán más disciplinados o estarán más atentos, con lo que los docentes podrán impartir sus clases más fácilmente".

En continuo proceso de reciclaje y formación, Xuxo Ruiz no guarda sus secretos educativos sólo para él y por eso imparte cursos de formación al profesorado en los que trabaja la enseñanza de las matemáticas a través de la magia.

Con mucha iniciativa y la asombrosa capacidad de tener siempre una idea bajo la chistera con la que obtener mejores resultados con los niños en las clases, Xuxo Ruiz afirma que "todo lo que lleva a la práctica proviene de su gran pasión: la magia". Además, como buen docente por vocación que es, considera que "para todo aquel que trabaje con niños la búsqueda de un método de motivación real debe ser un desafío constante". Por eso, entre los desafíos a los que él se ha enfrentado se encuentra la realización de una película con sus alumnos el curso pasado. Gracias a ella consiguió que éstos reforzaran su autoestima y valorasen el trabajo en equipo. De ahí que no se proponga darse un respiro.

Entre sus clases a niños, a otros profesores y continuar con su propia formación, a Xuxo Ruiz le ha quedado poco tiempo este curso para poder realizar uno de los proyectos que tenía pensado realizar con sus alumnos. Pero, asegura, "tiene en mente escribir varios libros, aunque todavía no haya aprendido el arte de multiplicar las horas y que los días sean más largos". Mientras consigue que su varita mágica le regale algo de tiempo, él seguirá trabajando de esta particular forma, a la espera de que "se fomente la divulgación de estas prácticas que muchos docentes anónimos realizan para conseguir una educación de calidad".

Xuxo Ruiz con su libro, 'Educando con magia', de la editorial Narcea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios