De compras al parque

  • Éxito de público en el zoco de la Avenida Don Pelayo a pesar de la lluvia, que hizo que algunos comerciantes se retirasen antes de lo previsto

Comentarios 1

Unos se resguardaban bajo los toldos del bar-kiosko, ubicado en la Avenida Don Pelayo (en el Parque de María Luisa), de las pocas pero molestas gotas de agua que en la mañana de ayer asomaron a eso del mediodía en Sevilla. Otros se paseaban sin miedo a mojarse ante la curiosidad que les despertó el zoco que, por primera vez, se instaló en la zona. Medio centenar de comerciantes, la mayoría sevillanos, mostraron sus productos en un mercadillo con productos artesanos y de calidad, pero que se vio mermado por el abandono de algunos vendedores que temieron que sus artículos se deterioraran.

Para aquellos que se lo perdieron, deben saber que, probablemente, tendrán otra oportunidad en mayo, porque este zoco está ideado con la intención de repetirse el tercer domingo de cada mes. Ayer, muchos de los empresarios presentes se tomaron esta primera jornada de exposición y venta de productos como "un barómetro". Entre las firmas presentes, algunas ya conocidas por los sevillanos como Spantajáparos. "Tenemos tres tiendas en Sevilla, y con este mercado se da la oportunidad a aquellas personas que, por motivos de trabajo, no pueden acercarse entre semana a nuestras tiendas de que nos conozcan y puedan comprar, además de adquirir chollos, como prendas de otras temporadas desde tres euros y artículos de nuestra nueva colección de hogar al 50%", manifestó su dependienta.

Desde productos de depilación, pasando por joyería, decoración del hogar o complementos, en este zoco abundan los objetos elaborados a mano y exclusivos. Tal es el caso de Sevilla Seda, marca creada por María José Borrero y Amelia Espiau, que sólo expone sus pañuelos, abanicos y flores pintadas a mano sobre seda natural en la Feria de Artesanía de Navidad y que, ahora, se ha animado a participar en el mercado del Parque de María Luisa. Aquí la compra oscila de los 8 a los 50 euros.

Si el apetito se les abre, no hay problema porque entre stands de ropa o tocados se exhiben auténticos manjares como queso artesano, pastelería libanesa o dulces con sofisticadas formas elaboradas a base de fondant.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios