XVIII NOches del Alcázar

La cruzada librada con música

  • Ejemplo de paz entre las tres culturas, el grupo Mawwál ofrece esta noche un recital con un programa en el que funde composiciones medievales con tradicionales del Medio Oriente

Juanma Rubio (Jerez de la Frontera), Imán Kandoussi (Tetuán, Marruecos) y Muhannad Dughem (Siria). Juanma Rubio (Jerez de la Frontera), Imán Kandoussi (Tetuán, Marruecos) y Muhannad Dughem (Siria).

Juanma Rubio (Jerez de la Frontera), Imán Kandoussi (Tetuán, Marruecos) y Muhannad Dughem (Siria). / m. g.

Tres culturas, tres lugares, tres personas y una experiencia artística ejemplo de integración racial, de paz e igualdad. Todo a través, o gracias, a la música. Esa fue la sensación que dejó en los asistentes a las Noches del Alcázar, los pasados 20 de julio y 4 de agosto, el grupo Mawwál. Esta noche, Imán Kandoussi (Tetuán, Marruecos), Muhannad Dughem (Siria) y Juanma Rubio (Jerez de la Frontera) volverán a interpretar el programa Las Cruzadas: Canciones de Amor y Muerte, una fusión de música medieval y del Medio Oriente que va más allá del repaso y la mezcla de las músicas del Mediterráneo desde el siglo XI al XIX, suponiendo un mensaje de paz entre las culturas del mundo.

Muwwál (canto tradicional andalusí libre, parecido al flamenco) lleva como grupo algo menos de un año, pero sus componentes, aunque jóvenes, ya guardan una dilatada trayectoria musical. Sus caminos se cruzaron el verano pasado, precisamente, en un concierto de las Noches del Alcázar. Dos de sus componentes, Imán Kandoussi y Juanma Rubio ofrecieron un recital con componentes de otra agrupación de música sefardí, Zejel, y Muhannad Dughem acudió como espectador. "Al finalizar el concierto, los conocí, y a la salida un hombre me preguntó que cuándo iba a actuar yo allí. Era mi primer verano en Sevilla y, gracias a la casualidad de conocer a mis compañeros ese día, este año he podido cumplir ese deseo de tocar en el Alcázar", explica el joven sirio, que forma parte de Mawwál desde octubre de 2016, grupo que este verano ha agotado las entradas en los dos primeros conciertos ofrecidos en el Alcázar.

El mensaje va más allá de los temas que interpretan en pro del respeto y la igualdadEl espectáculo recoge la influencia del Mediterráneo en las piezas musicales

Imán Kandoussi (voz y percusión) inició con 10 años los estudios de canto arábigo-andaluz y de laúd árabe y, a partir de los 15, técnicas de interpretación. Desde entonces, ha desarrollado un trabajo de investigación en los cantos arábigo­andalusíes y orientales, especializándose en el antiguo estilo de moaxajas, y fundamentalmente en el repertorio de las nubas andalusíes y de la música clásica árabe y de Medio Oriente, profundamente inspirada por el estilo y formas de cantantes míticas como Oum Kalthum. La artista colabora en la actualidad con grupos como Al Andaluz Project, Zejel y Aquitania, con quienes ha girado programas en torno a la música de las tres culturas por los más importantes festivales de la geografía española y europea.

Nacido en Siria y con origen palestino, Muhannad Dughem (voz y laúd) se formó en canto y laúd árabe desde muy temprana edad, recibiendo en primera persona la herencia de la música tradicional árabe y sirio­palestina. Su participación en grupos y sus actuaciones como solista lo han llevado a países como Libia, Argelia o España, formando parte del grupo Alwda. Desde 2015 reside en España donde continúa su formación de manera autodidacta, actuando como artista invitado en eventos y festivales (Sevilla, Málaga, Madrid) y colaborando con diferentes entidades y formaciones musicales.

Juanma Rubio (arpa, viola, laúd, santur y zanfoña) es un multinstrumentista, de orientación esencialmente autodidacta, nacido en Jerez de la Frontera. Su interés por la música antigua, étnica y de corte tradicional le ha llevado a progresar en un inagotable itinerario musical a través de distintos instrumentos. A partir de una intensa labor profesional mantiene una formación continua que hoy día le ha hecho especializarse en la interpretación y estudio de diversos instrumentos: zanfoña, rabel, viola de arco, kemanja, arpa, qanun, baglama, saz, oud, santur, laúd, etc… Ha colaborado con formaciones como Arte Factum, Capella de Ministrers, L´ham de Foc, Dufay Collective, Orquesta del Conservatorio de Tetuán, Estampie o Ensemble Durendal.

El resultado de este maridaje cultural fue Mawwál, un grupo que funde música medieval (siglos XI, XII y XIII) con la tradicional de Medio Oriente (siglos XVII, XVIII y XIX). "Todos somos del Mediterráneo, de ese lugar donde se dieron las terribles cruzadas. Un escenario que hoy sigue siendo campo de batalla, pero donde también navegó la música de un país a otro y sus influencias marcaron a todas las culturas. La historia se repite. Hemos conseguido obtener las claves de los temas medievales y de los sirios, palestinos... y, en su puesta en común, hemos descifrado como las notas, las letras, hablan de lo mismo (el amor, la soledad, la guerra...); los temas son comunes a pesar del tiempo y la distancia", detalla el sirio. Así, por ejemplo, se funde un tema del siglo XII de un trovador alemán con uno palestino del XVIII, o una composición antigua francesa con un tema libanés del XIX.

Por ello, el recital de esta noche está marcado por esta mezcla musical que recorre un mismo hilo conductor a lo largo del espectáculo con el fin de transmitir un mensaje, concluye el músico: "El amor, el dolor, la soledad, la muerte están presentes en todas las culturas y todas los han llevado a la música, un lenguaje común, universal, que nos une. Con ello también queremos ofrecer nuestro rechazo a lo ocurrido en Barcelona. Nuestro grupo es un ejemplo de convivencia pacífica entre distintas culturas. Desde el mundo del arte hay que mostrar el lado más humano y no dejarse vencer por el terror", concluye el músico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios