Con devoción pastoreña desde la cuna

  • Sacerdote y profesor Este sacerdote, natural de Cantillana, ha estado siempre vinculado a su tierra a pesar de estar lejos de ella. Estudió en Roma durante cinco años. En la actualidad es párroco de Santa María Magdalena (Arahal) y arcipreste de Marchena

La Divina Pastora ha sido la gran fuente de inspiración para este sacerdote sevillano. Acaba de publicar el libro La Divina Pastora en los escritos de Fray Isidoro de Sevilla. No es casual la vinculación de este párroco con la imagen y el culto a la Divina Pastora. Álvaro Román es natural de Cantillana. Fue ordenado sacerdote en el año 2003 y al año siguiente comenzó una nueva andadura en Roma. Obtuvo el título de doctor con especialización en Mariología por la Pontificia Facultad Teológica Marianum, situada en la capital italiana. La idea de escribir sobre este ámbito le vino casi dada. "Desde pequeño he pertenecido a la hermandad. Es algo que se vive en la calle, con la familia y los amigos". Además de ello, la tesis que realizó durante su estancia en Roma trataba precisamente de la advocación mariana de la Divina Pastora. En el libro, este sacerdote intenta explicar el origen de la imagen a través del estudio de los escritos de Fray Isidoro de Sevilla. "Lo más importante es transmitir conocimiento sobre la Divina Pastora para que la gente sepa de dónde procede su advocación". La publicación cuenta con más de 500 fotografías a color y casi mil páginas de extensión. Su vocación de sacerdote no le impide compaginar su día a día con otra de sus pasiones: la enseñanza. Es profesor en varios centros como el Instituto Superior de Ciencias Religiosas o el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla. También ha escrito artículos en publicaciones como la Revista Marianum.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios