Vivir

Los entresijos del cazatalentos a la luz

  • El libro tiene una primera parte en la que se guía a candidatos en procesos de selección y otra en la que se refuerza la marca personal

La figura del cazatalentos, headhunter en inglés, toma protagonismo en la sociedad desde la decáda de los 90. Y hoy puede decirse que casi todo el mundo ha oído hablar de ellos. Sin embargo, pocos saben cuáles son sus funciones específicas y cómo desarrollan su labor. En esta tesitura surge Qué busca un headhunter, que, además de dar respuesta a estas incógnitas, pretende servir de guía a aquellas personas que se encuentren en un proceso de selección y a otras que quieran entrar en alguno.

Para su autora, Arancha Ruiz, se pueden apreciar dos partes bien diferenciadas en el libro. En la primera se orienta a las personas que ya opten a un determinado puesto. "Suelen llegar perdidos, sin entender los tiempos y sin saber que deben posicionarse de una manera u otra en función de la persona con la que hablen", manifestó la directora de la compañía Headhunter & Talentist. En la otra, se incide en el tema de la marca personal: cómo venderse, qué currículos son más efectivos, qué incluir en los perfiles digitales o cómo saber dónde buscan a los candidatos los cazatalentos.

Arancha Ruiz empezó a escribir su segundo libro tras El mapa del talento, con prólogo de Eduardo Punset, y en pleno tratamiento contra un cáncer de mama. "Afrontar el reto de escribir un libro bajo los efectos de la medicación ha sido duro, pero posible gracias al ejemplo de otras mujeres. Mi esfuerzo es un tributo a ellas", resaltó la cazatalentos, que intenta cambiar la imagen que se tiene de la profesión a través de su obra. "Nosotros no somos el enemigo, sino el aliado del candidato. Somos los principales interesados en encontrar a la persona adecuada para la empresa y que ésta esté feliz".

Aunque todavía el 70% de las plazas se cubren sin recurrir a intermediarios directos, es cierto que la importancia de los headhunters es valorada cada vez más. Arancha Ruiz cree que el talento es la capacidad que tienen algunas personas de hacer algo de manera diferente y valiosa. La tarea del cazatalentos es buscar a estas personas para que supongan una solución en las organizaciones. Para ello, debe conocer las necesidades de éstas y tener una amplia y fiable red de contactos. No obstante, encontrar al candidato ideal no suele ser fácil, porque éstos desconocen mucho sobre las empresas a la hora de ofrecerse a ellas: "Deben afrontar la demanda de empleo en función de lo que necesita la empresa, no en función de sus características. Sin conocimiento no valoramos la personalidad, pero si la personalidad no encaja no nos importa el conocimiento".

El cazatalentos está condicionado por el ciclo económico y el panorama de un territorio, pero actualmente la irrupción de la era digital y la necesidad de globalización provocan que hasta la elección de altos cargos esté siguiendo este tipo de proceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios