El espíritu de Filípides, altavoz de la donación

  • El sanluqueño Eduardo Rangel corre 42 kilómetros en Sevilla, la segunda de las ocho etapas del desafío solidario Donando Vidas

Y llegó la hora. El corredor popular Eduardo Rangel comenzó ayer el reto de correr ocho maratones en las ocho provincias andaluzas en cuatro días. El objetivo: concienciar a 10.000 nuevas personas de la importancia de ser donante de órganos. De momento, ya ha convencido a más de 6.000. Una proeza con banda sonora propia: Tú también puedes ser un héroe, canción compuesta para la ocasión por Richard Serrano Carrascal, médico residente del Hospital Torrecárdenas de Almería.

Tras su estreno en Punta Umbría ayer por la mañana, a las cuatro de la tarde y con una temperatura de 32o, Rangel inició en la Plaza de España de Sevilla su segundo maratón, 42 kilómetros que realizó junto a unos cincuenta corredores del club deportivo Los Jartibles y atletas espontáneos que se sumaron a la prueba solidaria. Junto a Rangel también corrieron Javier García Pereda y Enrique Sánchez, nutricionista y presentador del programa La Báscula de Canal Sur, los padrinos del evento en Sevilla.

Minutos antes del pistoletazo de salida, Rangel, natural de Sanlúcar de Barrameda, expresaba a este medio las buenas sensaciones que había tenido tras su primer maratón, en Huelva, esa misma mañana, aunque las altas temperaturas no están de su lado: "No esperaba que hiciera tanta calor y, con el roce y el sudor, me han salido unas llagas en el pie que me molestan bastante". No obstante, el corredor consiguió terminar su segunda prueba en un tiempo de cuatro horas y catorce minutos, cifra que se suma a las cuatro horas y tres minutos que hizo en el maratón de la mañana en Punta Umbría. "Mi marca real es tres horas, éste fue el tiempo que hice en el pasado maratón de Sevilla en el mes de febrero, pero, en esta ocasión, tengo que regular mi tiempo para poder terminar bien las ocho pruebas".

Mientras Rangel y su equipo corrían por la ribera del río (tres vueltas: desde el muelle de Nueva York hasta el Huevo de Colón), en la Plaza España la música animaba a los transeúntes a adquirir el carné de donante de órganos. Ésta era la misión de los representantes de las diferentes asociaciones que se acercaron al lugar para apoyar a Rangel. "Iniciativas como éstas suponen una gran inyección de ilusión para nosotros", señaló José Soto, presidente de Alcer Giralda (Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales), que se hallaba en un stand informativo junto al vicepresidente de la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos y al presidente de la Asociación de Trasplantados de Corazón e Insuficiencia Cardiaca de Andalucía. Al final del día, se registraron 500 nuevos donantes sólo en Sevilla.

El desafío de Eduardo Rangel comenzó en 2012, cuando su madre falleció mientras esperaba un trasplante de órgano. Desde entonces, el corredor se involucró en pequeñas acciones solidarias que le llevó en 2013 a recorrer los 250 kilómetros que separan Sanlúcar de Barrameda, donde nació su madre, del Hospital Reina Sofía de Córdoba, donde falleció. Hoy, Rangel da un paso más en su lucha por concienciar a la población de la importancia de la donación de órganos, aunque esto suponga sacrificios personales. Un Filípides del siglo XXI que aboga por la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios