La naturaleza como fuente de inspiración en el hogar

  • En verano proliferan los colores y la temática marina está en auge a la hora de variar la decoración con el cambio de estación

El paso de una estación a otra siempre propicia que se haga alguna variación en el entorno de las personas. Si hablamos de la renovación del armario, resulta más que evidente que se cambien cazadoras por biquinis, las elevadas temperaturas obligan a ello. En el caso de la decoración del hogar, aunque para muchos resulte insustancial o simplemente cuestión de modas, la llegada del verano también afecta. El estado de ánimo de las personas es mucho más alegre y optimista y eso influye en la concepción de la decoración de casa.

El verano es toda una explosión de color. El campo está verde y las frutas tropicales presentan tantas tonalidades que unidas podrían ser el arcoíris. Por eso, aprovechar la inspiración de la propia naturaleza es buena opción a la hora de conseguir una decoración original. Cojines en tonos fucsia o turquesa, manteles de rayas de colores, cortinas con estampados veraniegos, todo tiene cabida en cuanto a ornamentación. Una de las claves es conseguir crear un ambiente en el hogar que recuerde a la playa, a las largas tardes de sol, a las eternas vacaciones de infantiles. Para ello, emplear en la alcoba colchas de lino blanco con cojines de colores, dar vida a cualquier rincón con vegetación (centros de mesa, ramos de flores o plantas trepadoras) o utilizar cestos de mimbre -como esos en los que las madres guardaban las cosas de la playa- pueden ser una buena opción. Eso por no hablar de utilizar velas aromáticas con olor a cítricos que, además de partar color, mantienen en las casas olores caribeños.

Con el objetivo de mimetizarse con la estación, los adornos y accesorios de temática marina están a la orden del día. Vajillas en tonos azules, barcos de madera, toallas de rayas marineras o conchenas recogidas en la playa pueden resultar originales. Para complementar estas ideas se recomienda retirar de la casa aquellos complementos del hogar que resulten visualmente pesados o produzcan calor con sólo mirarlos.

Lo mejor de todo es que llevar a cabo estos cambios en el hogar puede hacerse de manera económica si se tiene mano para las manualidades o la costura. El verano es una fuente inagotable de ideas para decorar, sólo hay que saber observar la naturaleza y tomarle prestados algunos de sus recursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios