Un paseo por Sevilla y su historia

  • Sevillatur ofrece una ruta que explica los orígenes y las etapas que ha conocido la ciudad mediante los nombres de sus calles Hechos históricos y leyendas para todos los públicos

Ispal, Hispalis, Isbilya... Sevilla. La capital andaluza cuenta con una historia de tres mil años de antigüedad que le ha hecho cambiar de nombre en más de una ocasión. Esto se debe a que nos encontramos ante una ciudad que ha sido una verdadera encrucijada de culturas y civilizaciones: Tartessos, Roma, invasiones visigodas, musulmanas, la conquista cristiana, y distintos cambios experimentados desde la Edad Moderna hasta hoy. Sevilla es una urbe testigo de numerosos acontecimientos y anécdotas entre personajes reconocidos que han dejado un legado artístico y patrimonial que aún puede disfrutarse. Sin embargo, tanto para los turistas como, incluso, para algunos de sus habitantes hay muchos hechos históricos que son desconocidos y que acreditan la relevancia de esta ciudad a lo largo de los siglos. En esta tesitura, la empresa Sevillatur propone conocer la historia de Sevilla a través de los nombres de las calles de la ciudad.

El nomenclátor sevillano es muy revelador en cuanto a los acontecimientos sucedidos aquí y las actividades que se realizaron en cada uno de sus rincones. A lo largo del itinerario se desgranan acontecimientos históricos y leyendas, bajo un marco temporal que abarca desde los primeros siglos de su fundación hasta casi el siglo XXI. La ruta conocida como Las calles de Sevilla sumerge al visitante y lo hace retroceder en el tiempo, imaginando cómo era la vida en las distintas épocas que ha experimentado la capital de Andalucía. Además, permite entender la relación histórica entre distintos puntos de la ciudad y conocer cuál fue el origen y la función de distintos elementos que adornan el callejero hispalense.

El recorrido comienza en el kilómetro cero de la ciudad, en el inicio de la calle José Gestoso, donde figura una placa en el suelo que atestigua ser la antigua calle de La Venera (concha que simboliza la peregrinación). Continúa por la Plaza del Pozo Santo, contando el milagro del niño que cayó en él y se salvó. Prosigue por la calle Atienza y se reseña su importancia durante la Edad Media.

Posteriormente, se explica el papel de Pablo de Olavide en la ordenación y señalización municipal, antes de llegar a la Plaza de San Andrés y su iglesia gótico-mudéjar, que la convirtió en el epicentro comercial desde su construcción, a mediados del siglo XIII. Asimismo, se detallan los distintos períodos por los que ha pasado la actual Plaza del Duque, "el mayor espacio de pérdida patrimonial de Sevilla durante el siglo XX", según el promotor de Sevillatur, Mario Borrallo.

A continuación, los asistentes son conducidos a la Campana, lugar donde se guardaban los pertrechos para apagar los posibles incendios, y donde siglos después estaría el Café París, lugar de reunión para intelectuales. Después de esto, y antes de llegar a la calle Cuna, se detiene al grupo en la calle Sierpes, donde Mario Borrallo mencionará y explicará distintas teorías que interpretan la procedencia de esta denominación para el lugar.

Finalmente, en la última parte de la ruta, se detalla la ocupación y la función de lugares como la Plaza del Pan, la calle de las Siete Revueltas o la zona de la Alfalfa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios