La soledad y los dos trajes con los que se viste

weber-lutgen

La galería Weber-Lutgen presenta su nueva exposición de este mes, Fábula y drama de la soledad, de la artista italiana afincada en Sevilla Alessandra Favetto. La muestra se compone de un total de 43 fotografías tratadas digitalmente en las que ella misma es su modelo para presentar las dos facetas de la soledad. Por un lado, el sufrimiento y, por otro, el disfrute que conlleva.

En su obra, Alessandra Favetto utiliza los principales medios de la fotografía actual: la cámara digital y el ordenador. En esta exposición, la artista centra la mirada del espectador en un problema de las sociedades actuales: el estilo de vida frenético que anula la vida íntima pudiendo llegar a suprimirla en ocasiones.

Este trabajo sobre la soledad no sólo analiza este malestar de la sociedad, sino que también constituye una ventana al mundo íntimo y personal de Alessandra, una mujer adulta que ha sabido conservar a su niña interior. Bajo su punto de vista particular y con dos técnicas y presentaciones muy diferenciadas, presenta dos visiones de la condición de la soledad distribuidas en las dos salas de la galería.

La fábula de la mujer del jardinero (una de las partes de la muestra) es una historia de soledad, reflexión, amor y amor propio. La artista se presenta simple, colorida y hasta cándida, con amplios horizontes y figuras pequeñas, con reminiscencias de El Principito de Antoine de Saint Exupery. Por contra, en Drama (la otra parte) la soledad es vivida como una tortura, un abismo infinito del cual es difícil resurgir, y, al mismo tiempo, como un camino inevitable para conocerse y reconocerse. La presentación cambia a blanco y negro, entornos brumosos y aplastantes en donde la figura se presenta en primer plano acompañadas de textos de autores como Janet Fitch, Criss Jami, Rainer María Rilke, Aldous Huxley, Henry Miller, Jodi Picoult, Arthur Schopenhauer, Henry David Thoreau o el ya mencionado Antoine de Saint Exupery.

En palabras de Edward Weber, el galerista: "A la fotografía actual no le basta sólo con que sea creativa y sofisticada. La habilidad del artista no es sólo un criterio, sino una condición en el arte contemporáneo, de lo que se puede concluir que hablar de calidad es superfluo, ya que es una condición sin la que no puede darse".

Alessandra sólo hace fotografía desde el 2012, pero sus imágenes, siempre bellas, alegóricas, narrativas y surrealistas han recorrido medio mundo y sobre todo poblado las redes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios