En persona · Rafael Cansino Vega

Un superviviente en la provincia

  • Hijo del fundador de Cinema Tomares, lleva toda la vida dedicado a este proyecto que Rafael Cansino Vega puso en marcha en 1964 y que hoy es el único cine de sus carcaterísticas que queda en la provincia de Sevilla.

Cinema Tomares cumple este verano 52 años convertido en el único cine de sus características que queda en la provincia. Más de cinco décadas de amor al séptimo arte que inició en 1964 Rafael Cansino Vega. Más de medio siglo proyectando las mejores películas del año, gracias al empeño, cariño y dedicación de la familia Cansino, que lo regenta. Y es que el cine corre por las venas de esta familia tomareña, que lleva más de 60 años volcada en este negocio familiar para dar continuidad a la gran pasión y sueño del abuelo, Rafael Cansino Vega, fundador también en 1957 del antiguo cine de invierno que se ubicaba en la calle Clara Campoamor (frente al antiguo colegio Tomás Ybarra), el primer cine que tuvo la localidad. Once años tenía por aquel entonces Rafael Cansino (hijo), su fiel valedor y alma máter de Cinema Tomares, quien lleva toda una vida dedicado a este proyecto, cuyo amor lo ha convertido en un espacio único en Sevilla, el Aljarafe y la provincia. El sábado volvió a abrir sus puertas este cine de verano, que de lunes a domingos y hasta el 10 de septiembre amenizará las noches de sus visitantes con una única sesión a las 22:30. Este año, al igual que el pasado, con la tecnología en Digital 2D, el público podrá ver las películas con la máxima calidad de imagen y sonido en la pantalla gigante de 72 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios