David LaChapelle vuelve a sorprender con una sesión de fotografías que recrea el paraíso

David LaChapelle, el surrealismo en la fotografía

'Lost+Found' y 'Good News', los dos nuevos volúmenes de David LaChapelle. / EFE 'Lost+Found' y 'Good News', los dos nuevos volúmenes de David LaChapelle. / EFE

'Lost+Found' y 'Good News', los dos nuevos volúmenes de David LaChapelle. / EFE

El fotógrafo estadounidense David LaChapelle vuelve a sorprender con su particular visión del mundo a través de la fotografía. En esta ocasión el artista gráfico representa su particular versión del paraíso, onírica y surrealista, en sus dos nuevos libros: Lost + Found. Part I y Good News. Part II, que clausuran una antología de cinco tomos donde recopila sus más de 30 años de carrera tras el objetivo.

LaChapelle que se hizo muy conocido haciendo posar a famosos como personajes de Disney en imágenes en las que Beyoncé era Alicia en El país de las Maravillas, David Beckham, el cazador de Blancanieves o Katy Perry, La Sirenita. No sólo ellos han posado para el americano, también Michael Jackson descansa en brazos de Jesucristo o Julian Assange, fundador de WikiLeaks, porta en sus manos una esfera de luz en el paraíso personal de David LaChapelle, quien ha vuelto a poner frente a la cámara a personajes del espectáculo y de la actualidad política.

Editados por Taschen en formato XXL, sendos libros reflejan la mirada del artista desde sus primeros años de carrera en 1983 hasta 2017. "Estos dos libros son realmente lo más especial que he hecho nunca", aseguraba el pasado octubre, durante la firma de ejemplares en la tienda que la editorial alemana tiene en Bruselas.

Una serie de imágenes de aviones estrellándose en nubes de color pastel, escenas retro futuristas, paisajes industriales construidos con botellas de plástico, cables e incluso composiciones inéditas de la última década, como el Dios del mar, representado por el rostro del bailarín ucraniano Sergei Polunin, teñido de azul y con corona de flores.

LaChapelle no obstante no siempre fue surrealista. Sus primeros trabajos, con 17 años realizados para la revista Interview, se limitaban a retratos en blanco y negro o escenas desenfocadas de la década de los años 80: Eartha Kitt o Janet Jackson pasaron por delante de su objetivo más serio y primerizo.

“Casi parece una recopilación de diferentes fotógrafos, no sabes lo que hay en la próxima página, pero el conjunto tiene claramente una narración”, afirma el autor, que ofrece en ambos tomos una versión del cielo muy alejada de la tradicional.

Como cualquier otro artista pictórico en esta ocasión LaChapelle reflexiona como El Greco o Matisse sobre el paraíso y defiende que éste es como una idea que “todos tenemos dentro de nosotros”. Esto ha llevado al fotógrafo a mostrar también la cara menos amable del Edén, representada con escenas de guerras modernas, rostros rotos de muñecos de cera o un Ícaro alado estrellado en un vertedero de ordenadores y televisores.

Imágenes que, como indican sus títulos, hablan de una prisión construida en la propia mente. Así mismo los títulos se han elegido con sumo cuidado dando con ello un mensaje directo: Lost + Found (perdido y encontrado, en español). "Estuve perdido una vez, y ahora me he encontrado”, precisa LaChapelle.

El cantante de rap Tupac Shakur, desaparecido en 1996, y al que se le ve desnudo, con la cintura cubierta por una túnica y un halo dorado tras la cabeza. También podemos ver a Paris Jackson, hija de Michael Jackson, que posa también con una aureola brillante, mientras su padre camina de la mano de la Virgen en la hoja siguiente.

Mesías salidos de la sociedad del espectáculo, pastores y ángeles caídos en medio de la jungla pasan a formar parte del universo onírico de LaChapelle, donde contrariamente a la idea tradicional del paraíso, la muerte tiene una fuerte presencia, con imágenes como un velatorio sobre el que aparecen escritos los versos de Song of Myself, verso del poeta Walt Whitman.

El fotógrafo repite esa idea del Edén o la cárcel mental con piezas en las que además se representan algunos de los pecados capitales.

Wappíssima

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios