Desaparece el joyero de las estrellas, Kenneth Jay Lane

Despedida al joyero Kenneth Jay Lane

En varias ocasiones Elizabeth Taylor lució sus pendientes. / AGENCIAS En varias ocasiones Elizabeth Taylor lució sus pendientes. / AGENCIAS

En varias ocasiones Elizabeth Taylor lució sus pendientes. / AGENCIAS

Actrices estelares como Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Sarah Jessica Parker y Angelina Jolie; primeras damas estadounidenses como Jackie Kennedy y Michelle Obama; cantantes como Lady Gaga y Madonna; y miembros de la realeza como la añorada Diana de Gales. Cada una tiene un estilo definido. Algunas son más elegantes, otras más estrambóticas y las hay que se caracterizan por su discreción. Pero pese a esas diferencias tienen algo en común. Todas sucumbieron a las creaciones del diseñador Kenneth Jay Lane. El joyero falleció la semana pasada en su mansión de Nueva York, dejando un legado que se caracteriza por elevar al más alto nivel sus creaciones de alta y selecta bisutería.

En los años 60 las estrellas de Hollywood y las mujeres de la Casa Blanca descubrieron sus piezas. Les llamó la atención que sus obras maestras fuesen bisutería que se ponía a la venta a precios alcanzables para la mayoría de bolsillos. En lugar de rechazarlas y optar por joyas exclusivas de otras firmas que por su nivel económico se podían permitir, los iconos de estilo de la época las adquirían y presumían de ellas como si de su objeto más lujoso se tratase.

Al lucirlas convirtieron joyas realizadas con materiales no preciosos en pendientes, anillos y collares únicos. Además de sus creaciones Lane recreó otras joyas míticas como el famoso collar que Audrey Hepburn lució en Desayuno con diamantes.

Kenneth siempre presumió de su éxito y de su esfuerzo. Comenzó trabajando en la revista Vogue como decorador y con diseñadores de prestigio como Dior, para el que diseñó zapatos. Pero nunca se imaginó que iba a tener su propio imperio y menos tratándose de bisutería. Al principio a él también le sorprendió que sus "falsas creaciones", como él las denominaba, llegasen tan lejos. Estaba muy orgulloso de crear lujo asequible.

Con el paso de los años hizo amistad con personas muy influyentes de la industria y se convirtió en un gran reclamo en los eventos de moda más importantes. En alfombras rojas, desfiles, conciertos y películas sus joyas continúan presentes. Algunos de sus collares, pendientes, brazaletes y pulseras se pueden encontrar a precios que rondan los cien euros y que luego se revalorizan.

Tal es la admiración de la industria de la moda hacia el joyero que uno de sus collares de perlas falsas que llevó Jackie Kennedy se vendió en una subasta de la casa Sotheby's por dos millones de dólares. Lo bueno de sus joyas es que se pueden lucir tanto en eventos que requieren un look muy elegante, como en el día a día, combinándolas con un simple pantalón vaquero.

Para homenajearle próximamente se va a realizar un documental sobre la vida del diseñador que verá la luz el año que viene.

Helena Arriaza

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios