Moda de verano

Eterna primavera

Eterna primavera Eterna primavera

Eterna primavera

Lo bueno del verano es que pueden aprovecharse las tendencias de la estación que lo precede.

Si allá por marzo empezaron a germinar flores en las cabezas y coloridos ramilletes adornaban las cinturas, es ahora en pleno agosto cuando los complementos florales viven su momento de esplendor, ya sea porque la relajación veraniega vuelve a todo el mundo un poco más hippie o porque los colores alegres denotan lo feliz que está uno cuando no tiene que trabajar.

El caso es que las diademas y cinturones de flores se han hecho un hueco en los armarios para convertirse en indispensables en cualquier evento que se precie, desde una velada distendida en la terraza de un bar de moda o para la boda de algún valiente que se atreva a dar el sí quiero con el mercurio a punto de explotar.

Pilar Larrondo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios