Las gabardinas se reinventan y se ganan su hueco en el armario temporada a temporada

Gabardinas

Gabardina color rosa de Maison Valentino. / INSTAGRAM Gabardina color rosa de Maison Valentino. / INSTAGRAM

Gabardina color rosa de Maison Valentino. / INSTAGRAM

Si hay una prenda clásica por excelencia, esa es la gabardina. Su versatilidad a la hora de añadirla a cualquier look en pleno cambio de temporada la hace una de las piezas indispensables de un buen fondo de armario. De la misma forma la sobriedad que destila la convierte en el comodín perfecto para usar en contextos serios y más distendidos.

Si en un principio pudiera pensarse que innovar sobre esta prenda que fue ideada por el británico Thomas Burberry en 1880, es tarea compleja, lo cierto es que las últimas colecciones están demostrando que sin llegar a perder su esencia, sí que puede existir diferenciación.

Las gabardinas se empezaron a usar por las tropas de Garibaldi en 1861 y poco después también por los soldados ingleses durante la Primera Guerra Mundial. Unos cuantos años después los actores de Hollywood las popularizaron entre los años 1930 y 1940 e hicieron que éstas llegaran al gran público. Por aquel entonces se empezó a asociar a un tipo de personaje fílmico que encarnaba un papel de ganster o incluso de policía. En la retina audiovisual aún parpadea aquella imagen en la que Humphrey Bogart se despide de su amor en Casablanca, ataviado con una de éstas. Poco tiempo después, ese uso icónico de los actores propició que se se hiciera más popular y mujeres y hombres comenzaron a usarla indistintamente.

En la actualidad, y siguiendo la estela de temporadas anteriores, las gabardinas han perdido en rectitud para ser mucho más fluidas. El largo también es característico, ya que se alarga hasta llegar casi a los tobillos.

Se han visto en Lacoste, Valentino, Marni o Prada, entre otras.

Una publicación compartida de Lacoste (@lacoste) el

Una publicación compartida de Marni (@marni) el

Una prenda con historia y versátil que aún sabe ganarse su hueco en las colecciones de las grandes firmas.

Wappissíma

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios