Kaia, la hija de Cindy Crawford toma el relevo de su madre

Kaia, la heredera de Cindy Crawford

Kaia, la hija de Cindy Crawford ya desfila para las grandes marcas. / AGENCIAS Kaia, la hija de Cindy Crawford ya desfila para las grandes marcas. / AGENCIAS

Kaia, la hija de Cindy Crawford ya desfila para las grandes marcas. / AGENCIAS

Era sólo una niña el día que enamoró a la cámara posando con la colección infantil de Versace. Han pasado sólo seis años desde aquella sesión de fotos, aunque este tiempo ha sido más que suficiente para recordar a una de las grandes tops de todos los tiempos. Kaia Gerber se ha convertido en digna heredera de su madre, la modelo de los 90 Cindy Crawford, con la que guarda un sorprendente parecido; ha heredado su mirada seductora y su porte elegante, aunque no su mítico lunar, ni falta que le hace.

Cuando fichó por la prestigiosa agencia de modelos IMG todos sabían que aquel contrato sería jugoso para las grandes firmas de moda, que ya le habían echado el ojo. Pero Kaia tenía entonces 14 años, edad suficiente para prestar su imagen a campañas publicitarias pero no para subir a una pasarela. Aunque empezaba a ocupar portadas en las mejores revistas de moda, había que esperar a que cumpliera 16 años para ver si la niña de Cindy no sólo había heredado su belleza sino también su saber estar sobre las pasarelas.

LA PRIMOGÉNITA DE CINDY CRAWFORD HEREDA SU MIRADA SEDUCTORA Y SU PORTE ELEGANTE

Por eso todos los focos apuntaban hacia ella en la pasada Semana de la Moda de Nueva York. Tenía 16 años y algunos días pero las grandes firmas ya la habían seleccionado para mostrar sus nuevos contenidos. Había grandes expectativas puestas en ella e incluso sus compañeras de profesión temían el día que Kaia empezara a subirse a las pasarelas. Y no se equivocaron.

La joven se convirtió en el fiel reflejo de su madre cuando bajó de aquel autobús que Marc Jacobs había elegido como punto de partida de su desfile. La misma melena que lucía Cindy a los 20, el mismo caminar sereno y la misma mirada seductora. Kaia dejó claro en aquel desfile que no se conformaría con ser una más en la nueva hornada de modelos. Con su primera jugada había ganado la partida a las Jenner o las Hadid.

Y estaba dispuesta a demostrar que tenía tablas para eso y mucho más, por mucho que a su madre le confiese que las jornadas de trabajo son 'leoninas' y que la despiertan a las cinco de la mañana para subirse a unos tacones.

Sólo en Nueva York se convirtió en el centro de todas las miradas en los desfiles de Marc Jacobs, Coach, Alexander Wang, Calvin Klein o Fenty by Puma y en la recién finalizada Fashion Week londinense también tuvo un sitio preferente, esta vez de la mano de Burberry y con su hermano Bruce como compañero de juegos.

Kaia y Bruce caminan de la mano en el mundo de la moda. Ambos crecieron correteando por los backstages y han visto la moda con sus pros y contras desde que eran demasiado pequeños y llegan a lo más alto con la lección bien aprendida. Que para eso 'mamá Cindy' se ha encargado de recordarles lo dura que es la profesión y los baches que se van a ir encontrando por el camino.

o Las grandes revistas de moda, como Vogue, han definido a Kaia como la realeza de la moda, ya que la joven no sólo trae de serie la elegancia sino que ha sido una chica a la que no le ha gustado presumir de excesos y nunca hasta ahora ha protagonizado escándalos.

A su madre la descubrieron cuando tenía 20 años y su despegue en el mundo de la moda fue casi inmediato. Teniendo en cuenta que Kaia llega con la lección aprendida y sube a una pasarela unos cuantos años antes que su famosa mamá, está claro que la proyección que tiene esta chica en el mundo de la moda puede ser infinita. Habrá que estar atentos a sus próximos movimientos y ver si Versace también la corona como una de sus grandes musas, como lo fue su madre hace 30 años. Estilo, porte y elegancia, de momento, tiene a raudales. Y ganas y buenos maestros tampoco le faltan.

Isa Brea

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios