Entrevista a

Malena Costa

La modelo en el desfile de BCN Brand en la pasada edición de la pasarela 080 Barcelona. EFE/Toni Garriga La modelo en el desfile de BCN Brand en la pasada edición de la pasarela 080 Barcelona. EFE/Toni Garriga

La modelo en el desfile de BCN Brand en la pasada edición de la pasarela 080 Barcelona. EFE/Toni Garriga

Con sólo 24 años, la modelo tiene una trayectoria profesional que muchas quisieran. Es embajadora de L'Oréal Professionnel y acaba de presentar el nuevo café refrescante de la marca Nescafé. Medidas de infarto, mirada felina y con muchas tablas sobre una pasarela, así es esta mallorquina.

-Siempre radiante, ¿qué prenda es imprescindible para usted este verano?

-Ahora mismo los vestiditos blancos y fresquitos, que me encantan. Y, por supuesto, los shorts y las camisetas cómodas.

-Ahora en vacaciones, ¿cómo es un día en la vida de Malena Costa?

-Cuando no trabajo me gusta escaparme a Mallorca o cualquiera de las islas como Ibiza o Formentera y pasar allí el máximo tiempo posible.

-La genética es algo que siempre ayuda pero, ¿hace algo para manterse así?

-La verdad es que no hago dieta. Me gusta comer sano y llevar una alimentación equilibrada. Durante el año suelo hacer yoga y ahora en verano practico aquagym en la piscina, que además es muy refrescante.

-¿Echa de menos sus veranos de antes, cuando no era famosa?

-Lo cierto es que no, porque mi profesión me permite poder estar en muchos sitios que me gustan. Tengo la suerte de dedicarme a la moda y ser un reclamo. Lo que sí echo en falta es poder ir a la playa y estar como yo quiera.

-Va a la playa y aparece en bikini en una revista, ¿puede disfrutar con tranquilidad o le preocupa cómo puedan sacarla?

-Hay veces que no veo a los fotógrafos, pero está claro que si los veo ya no estoy cómoda.Yo me sentaría de una manera o me tumbaría de otra, pero con ellos no puedo. A mí, por mi profesión, no me gusta salir mal en las fotos.

-¿Playa o piscina?

-Playa. Aunque la piscina es perfecta para darte un buen baño y refrescarte, sobre todo para los que nos toca estar trabajando en la capital.

-¿Ser modelo implica privarse de caprichos con la comida?

-Hay algunas modelos que sí lo hacen, pero para mí, comer, es un placer. Solo hay que saber llevar una dieta equilibrada, aunque en verano no sea del todo así, porque como lo que me apetece. A mí me encanta comerme una buena paella o un plato de fideduá.

-¿Hay algo que Malena Costa se muera por hacer?

-Pues hay muchas cosas que he deseado y al final han terminado pasando. Ser embajadora de L'Oréal Professionnel es algo que me hace muchísima ilusión. Pero lo que me encantaría es ir a un desfile de Victoria Secret, aunque fuera de público. ¡Ya si fuera desfilando sería redondo!

-Y, ¿algo que no haría ni aunque le pagasen una fortuna?

-Cortarme el pelo. (risas)

-¿Soñaba con ser modelo desde siempre o hay alguna vocación oculta?

-De pequeña quería ser veterinaria, pero al final me decanté por el modelaje, me gustaba y se me daba bien. Aunque no haya sido veterinaria, estoy muy implicada con los animales, intentando concienciar a la gente y promoviendo que se los trate con respeto. Para ese tipo de cosas me gusta ser conocida, porque lo que hago tiene repercusión.

-Se la ve feliz con su pareja, ¿qué planes tiene a la vista?

-De momento vivir el día a día y que el tiempo ponga cada cosa en su sitio.

-¿Un consejo para deslumbrar en una fiesta en verano?

-Aprovechar que se está morena y no maquillarse fomentando la hidratación. También llevar el pelo suelto y si se puede no enjuagarlo después de haber estado en la playa, el efecto queda muy chulo.

-¿Chancla o tacón?

-Los dos. Hay que saber cuál es el momento adecuado para cada uno.

Pilar Larrondo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios