Barcelona Bridal Week

Marco & María, una lección de elegancia y costura

Unas modelos lucen creaciones de Marco&Maria. / Susanna Sáez (Efe) Unas modelos lucen creaciones de Marco&Maria. / Susanna Sáez (Efe)

Unas modelos lucen creaciones de Marco&Maria. / Susanna Sáez (Efe)

Los canarios Marco Marrero y María Díaz han dado una lección de elegancia y de buena costura en la Pasarela Gaudí Novias con una colección tranquila, con toques retro y llena de recursos que ha sido un agradable descubrimiento para algunos asistentes. Marco & María, que forman parte del colectivo Tenerife Moda, han hecho vestidos de novia y de fiesta con sutiles tejidos y juegos de transparencias, especialmente en la espalda, en los que han dibujado detalles de muy buen gusto con cintas Gauguin, y en las faldas largas, donde se percibía, sin ver, la parte superior e inferior de la rodilla. Han jugado con tejidos de plumetti, encaje, gasa y seda con un resultado etéreo y espléndido y con colores empolvados, rosa, nuage, marfil y blanco, iluminados con una sólida y discreta pedrería. Todo en la justa medida y sin la ostentación de la que han hecho gala alguno diseñadores que a golpe de deslumbrar oscurecen. Muy distinta fue la colección de Jordi Dalmau que ha hecho de la pasarela un plató de teatro, con coreografía de aliens incluida, para enseñar vestidos de novia y de fiesta que se convierten en otro modelo al quitar la falda, un clásico del diseñador que ha demostrado que se lo pasa muy bien con la moda. Antes de Dalmau, Matilde Cano tuvo un espléndida salida con cuatro trajes blancos de crepé de seda con líneas entre vestidos griegos y túnicas romanas, y toques dorados, que ha evolucionado en prendas de bonitos tejidos, pero de costura mejorable. También con una puesta en escena muy teatral, y música en directo del grupo Alarmantiks, Isabel Zapardiez mostró vestidos de fiesta que también son de boda, y un chubasquero y una capa impermeable confeccionadas en plástico con aplicaciones de plumas y pedrería para las novias que se casan en día de lluvia. Cabotine by Gema Nicolás presentó más trajes de fiesta que vestidos de novia, y en todos muchas transparencias, aplicaciones de encaje y detalles de pedrería, que han sido una tendencia muy marcada en todas las colecciones de esta pasarela, junto con los escotes de todo tipo. En todas las colecciones de esta Barcelona Bridal Week se han visto escotes cuadrados, redondos, halter, de pico, en forma de corazón, asimétricos, de cisne, con mangas... y espaldas en uve, ovaladas, descubiertas y tapadas sutilmente con tejido transparente. Casi todos los vestidos están hechos también con tules, muselinas, mikados encajes y muchos bordados, además de seda natural. Patricia Avendaño más que una colección presentó un muy largo catálogo de prendas, básicamente de fiesta realizadas en ricos tejidos y con profusión de brillos y piedras, y con espaldas muy trabajadas. En fiesta ha estampado flores de colores en tela de encaje calada, con un resultado agradable. En novias, los vestidos más sobrios y recatados, de líneas rectas y detalles de gasa, con espaldas muy cuidadas, fueron de lo mejor. También se vieron las propuestas de Ana Torres, Cymberline y Sonia Peña, que cerró la jornada con muchos trajes de fiesta, con toque sexy y atractivos colores. Tras la pasarela será el turno del salón profesional de la Barcelona Bridal Week, que este año cuenta con 230 marcas y cuarenta expositores más que en la edición pasada. Se van a exponer miles de trajes de fiesta y de novia para satisfacer la demanda de los compradores de todo el mundo que acuden a Barcelona en busca de moda nupcial. Déborah Hap (EFE) / BarcelonaVea la galería de imágenes

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios