Moda Cálida 2013

Mezclas imposibles para la moda de baño

Modelo posa durante el desfile de la pasarela Swimwear Fashion Show Gran Canaria Moda Cálida. EFE/ Angel Medina G. Modelo posa durante el desfile de la pasarela Swimwear Fashion Show Gran Canaria Moda  Cálida. EFE/ Angel Medina G.

Modelo posa durante el desfile de la pasarela Swimwear Fashion Show Gran Canaria Moda Cálida. EFE/ Angel Medina G.

Una exhibición de biquinis, que se dividieron en ocho desfiles en el Palacio de Congresos de Maspalomas (Gran Canaria), Expomeloneras, mostró las mejores creaciones de 25 firmas para la temporada de primavera-verano 2014, en un ambiente que recreaba elementos como la menta fresca, el jazmín y el mar.

El primer desfile lo abrió Alida Domínguez, con prendas arriesgadas y mezcla de tejidos metalizados y transparencias.

Antonio Sangoó, con su colección Don't stop, mostró su visión desde una megaciudad del futuro en la que resaltan las maniquíes con el juego de formas y volúmenes, mientras que Nuria González y su colección White Máma ofreció una visión en la que la prenda se convierte en un lienzo ajustado al cuerpo con cuadros y formas que se simplifican.

Aurelia Gil, con las líneas Impressions e Impressions Beach, capturó el colorido y las texturas de las pinturas expresionistas con estampas japonesas, una reinvención de los cortes orientales donde se mezclan los estampados, se satura el tono y se da prioridad al color.

Banana Moon viajó a las playas californianas para presentar un "look" bohemio y femenino, mientras que Calima lo hizo a la Cuba de los años cincuenta y logró reflejar los volantes y volúmenes con cortes y las prendas femeninas coquetas, ricas en estampados alegres, sin olvidar las frutas tropicales, las rayas y las flores.

En el tercer pase, la colección de Andres Sardá se basó en un resumen de sus doce modelos de edición limitada desde el año 2000, y Arcadio Domínguez reveló su creación inspirada en el cuadro Un baño en Asnieres, donde sus contornos se bañan en una atmósfera impresionista que pretendía transmitir el ambiente festivo a la orilla del Sena.

La firma Como un pez en el agua destacó con los microbikinis de sedas sensuales que se combinan con ligeros caftanes que aportan sofisticación, mientras que Watabe pisó la pasarela con un estilismo original, femenino, sexy y una mezcla entre lo antiguo y lo moderno con un corte brasileño.

En el ultimo desfile de la noche, Carlos San Juan expuso en su colección Exotic Glam su visión atrevida y moderna, con elementos naturales como el ámbar y los minerales, combinados con sutiles estampados basados en aves exóticas.

Gabriel Crossier regresó a sus orígenes con una colección floral en la que toma como referencia los Juegos Olímpicos de Brasil 2016: mientras una parte de la colección mezcla el caqui militar con naranjas, turquesas y lilas florales, otra introduce la famosa "sunga" brasileña para los chicos, un bañador de corte cuadrado ajustado al cuerpo.

La checa Ester Satorova, una de las modelos internacionales con más proyección, despertó la expectación del público, al igual que Alba Carrillo, Malena Costa y la canaria Aída Artiles, que desfilaron con las propuestas de ropa de baño de diseñadores del programa Moda Cálida, que promueve el Cabildo de Gran Canaria, y de creadores nacionales e internacionales.

EFE ESTILO

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios