Semana dedicada a la Alta Costura en París

París viste a las estrellas

Imágenes: EFE Imágenes: EFE

Imágenes: EFE

El universo fashion ya está en faena. La Paris Men’s Fashion Week, celebrada durante la semana pasada, ha concluido coronándose como la mejor antesala del calendario más exclusivo de pasarelas, que ha arrancado en París con sus jornadas dedicadas a la Alta Costura, la gran fiesta de la moda, que dará paso a las líneas pret-à-porter de Nueva York, Londres, Madrid, Milán y de nuevo París. Cinco semanas en las que los más fashionistas conocerán las propuestas de las casas de moda más importantes de cara a la próxima temporada Primavera/Verano 2016.

La moda artesanal y exclusiva, claves de la haute couture, fue inaugurada el pasado domingo con el pase de Atelier Versace, en el que la sensualidad fue la nota predominante. Donatella Versace ha presentado una colección repleta de asimetrías, cut outs y Swarovski. Sí, todo a la vez. La casa de moda italiana se ha inspirado en una mujer fuerte, valiente y segura de sí misma, que viste con esmoquin llenos de cortes y vestidos con aberturas que llegan hasta la cadera. Creaciones con los clásicos blanco y negros salpicados de algún toque cítrico como el naranja o el amarillo. Entre los complementos, las sandalias, bien con detalles metalizados o con cuerdas anudadas al tobillo, fueron las grandes protagonistas.

Dior tuvo su turno ayer. No lo tenía fácil la maison en este desfile, el primero sin su creador Raf Simons, que anunció su baja el pasado mes de octubre. Pero no defraudó. No hubo cortes clásicos ni la paleta cromática estuvo dominada por el impoluto blanco al que Simons nos tenía acostumbrados pero su sombra, que es alargada, se dejó notar; probablemente porque tanto el diseño como la confección de la línea sigue en manos del que fue su equipo.

Dior quiere una colección primaveral, muy primaveral así que ni las flores ni los elementos del mar y la tierra faltaron en sus recargados bordados. Una colección de contrastes en la que la insinuación se dejó ver en prendas que resbalaban estratégicamente por el hombro, y que sigue apostando por las transparencias y los detalles lenceros. Tampoco pasaron desapercibidos sus vestidos de cortes helénicos en tonos degradés y los amuletos de cada outfit, llenos de simbolismo y que hacían un guiño a la tendencia supersticiosa de Christian Dior.

Los primeros pases de Alta Costura en París han demostrado que ésta ha pasado de ser la máxima expresión creativa de las casas de moda para sus clientas más exclusivas a patrones con la alfombra roja en el horizonte. Prendas hechas por y para celebrities, el que ahora es el gran escaparate fashion pero que, indudablemente, hace perder a la haute couture parte de su exclusividad y ese encanto tan suyo.

Articulo publicado por Gema Amil en los diarios del Grupo Joly

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios