Emprendimiento para quitarse el sombrero

Reconocimiento al emprendimiento de Kaprí&Kokét

Laura y Ana posan durante la realización de la entrevista en su tienda de la calle Honda junto a sus tocados y pamelas. / DIARIO DE JEREZ Laura y Ana posan durante la realización de la entrevista en su tienda de la calle Honda junto a sus tocados y pamelas. / DIARIO DE JEREZ

Laura y Ana posan durante la realización de la entrevista en su tienda de la calle Honda junto a sus tocados y pamelas. / DIARIO DE JEREZ

El trabajo y la constancia son fundamentales a la hora de emprender. Sin embargo, lo complicado es mantenerse en una carrera que no parece estar hecha para velocistas y sí para fondistas, diseñando y cuidando tu propia marca. En Kaprí&Kokét lo saben bien y eso les ha valido su primer premio a nivel nacional después de cuatro años de duro trabajo. Comenzaron en casa, con un pequeño taller, y luego pasaron a su tienda de la calle Honda, donde Laura y Ana, fundadoras de esta empresa de tocados y complementos, se enteraron de que habían sido galardonadas con la medalla de Oro de la Asociación Española de Profesionales de la Imagen. Se trata de la primera empresa que recibe este galardón en la provincia. ¿Por qué lo han recibido? Por el prestigio alcanzado por la marca y su gran trayectoria profesional.

Fue el pasado 23 de junio cuando estas dos jerezanas recogieron el galardón de ámbito nacional ante otras empresas relacionadas con la imagen. En un acto celebrado en Málaga y presentado por Agustín Bravo, las jerezanas recogieron el premio otorgado por una asociación creada en 2016 que cuenta entre sus miembros con personalidades tan destacadas en el mundo de la imagen como Petro Valverde, Purificación García, Alberto Cerdán y el pintor Antonio Montiel.

La sorpresa fue tremenda para ambas. Laura reconoce: "Nos llamaron por teléfono y nos dijeron que habíamos sido galardonadas con la medalla de oro de la Asociación a nivel nacional. Laura me decía, ¿pero te has apuntado a algo?". La respuesta era negativa. "Se habían basado en nuestras redes sociales, sobre todo en Instagram". Las estadísticas dicen que alcanzan a más de 4.500 personas a través de las redes sociales y su marca se extiende por todo el territorio nacional gracias a sus pedidos: "Estamos haciendo pedidos para Madrid, para todas partes de Andalucía, también trabajamos con una tienda online...". De todas formas, aún falta un poco de tiempo para que las jerezanas aterricen en la red con su propia página, ya que hasta ahora lo que hacen es enviar su catálogo a una empresa intermediaria.

Instagram, como se resaltaba, es uno de sus apoyos en su trabajo de difusión: "Las redes sociales son fundamentales. Intentamos subirlo todo porque a la gente le gusta verse y que la gente comente. También ponemos cosas espectaculares de nosotras y las subimos para decir qué es tendencia o qué no".

Pero, para llegar aquí han tenido que recorrer un largo camino físico, no en la red. Empezaron con un pequeño taller en casa que pronto se les quedó estrecho por la envergadura que iba tomando la empresa. "Te asomabas al balcón y aparecían cinco clientas que estaban esperando a que fuera la hora", reconocen entre risas. "Mercerías y tiendas de telas comenzaron a recomendarnos", afirman estas dos emprendedoras jerezanas para explicar su exponencial crecimiento.

Su trabajo es duro, pero están encantadas: "Lo que más nos gusta es la elaboración. El proceso que tiene: el color, darle forma, el cosido de la pamela, el ala, la copa, el cambiarla, el tintarla. Dentro de la tienda lo que más nos gusta es que una clienta no sepa lo que va a ponerse y nos diga: este es el vestido y ustedes mandáis. A partir de ahí es cuando nos explayamos".

Sin embargo, no siempre las clientas se dejan asesorar. ¿Y si llega alguien con una idea fija? "Le damos la vuelta", afirman entre bromas, explicando que en este mundo no puedes tener una idea preconcebida de lo que quieres ponerte si antes no te lo has probado: "Vale, lo quieres porque lo has visto en redes sociales, se lo has visto a una famosa o tal, pero ¿tú te lo has probado? ¿Te queda bien? No lo sabes... Cuando empiezas a probarte tienes que fijarte en todo, el pelo, la forma de la cara, el color del vestido...".

Todo ello forma parte de su día a día. "Lo difícil no es llegar hasta aquí, que también, sino mantenerse", afirman. De hecho, seguirán poniéndose al día para no perder el nivel alcanzado: "Cada año y poco hacemos cursillos para ver lo que está de moda y conocer nuevas telas y técnicas de cara al futuro".

D.D.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios