Así se despidió la MBFWM 2016

Retales de otoño

Retales de otoño Retales de otoño

Retales de otoño

Todo empezó el pasado jueves 18 con un re-see de la firma Desigual en el centro de Madrid. Se trataba del pistoletazo de salida a cinco jornadas trepidantes de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid que con esta 63 edición se planteaba un reto: que la moda española sea un poco mejor, y el nivel de satisfacción tras su cierre, ayer, ha respaldado con creces su propuesta.

La semana de la moda madrileña prometía grandes momentos, por ejemplo las incorporaciones de tres nombres imprescindibles en el panorama actual de la moda española: Felipe Varela, Jorge Vázquez y ManéMané. No han defraudado. Un total de 43 grandes nombres de la moda patria han presentado sus propuestas en el pabellón 14.1 de la Feria de Madrid contribuyendo a reforzar el liderazgo de MBFWM como uno de los grandes eventos en el diseño internacional. Al calendario de desfiles, como es habitual, se ha sumado en el último día el diseño emergente de los talentos de Samsung EGO, quince jóvenes creadores que además de desfilar han mostrado sus propuestas en el Showroom de Samsung Ego del Cibelespacio durante toda la fashion week.

El último asalto de la moda española ha dado una lección magistral de las coordenadas estilísticas del otoño que viene, en el que los armarios se vestirán de prendas de impronta femenina, románticas y frescas. Éstas son las directrices del desfile que se ha ganado el título de mejor colección, la de Jorge Vázquez, el que dicen podría ser el nuevo diseñador del ropero de la Reina Letizia. Esta misma línea han seguido otras firmas como la de Roberto Torretta y sus cinturas ceñidas, o Hannibal Laguna. Si una tendencia ha predominado es la del mix, la fusión de estilos, de texturas, de iconos.

Felipe Varela ha sorprendido fusionando el estilo urban con el glam. Y no ha sido el único. Aplaudido ha sido el trabajo conceptual de Ana Locking, similar a los patrones tridimensionales de Devota & Lomba, que se ha reinventado en base a la nueva era tecnológica. Alvarno se ha decantado por el print salvaje, como ha hecho, a su forma, Esther Noriega.

La tendencia de cara a la próxima temporada de frío se bascula entre dos conceptos: lo moderno y atrevido y lo clásico y sofisticado. Si Davidelfín se ha adentrado en el mundo deportivo y María Escoté ha recogido inspiración del tierno universo de 'My little Ponny', la cordobesa Juana Martín ha vuelto a hacer alarde de su idiosincrasia andaluza con una magistral línea algo barroca que se inspira en el luto. La nota sensual la ha vuelto a poner Andrés Sardá y los corsés de Maya Hansen mientras que Ion Fiz y Teresa Helbig se han dejado embaucar por un ambiente naif y Juanjo Oliva ha viajado por el mundo en su vertiente más cosmopolita. Especialmente aplaudido ha sido el homenaje a los maestros del diseño español de Francis Montesinos, que ha presentado una colección que bebe de forma sutil de los patrones de Jesús del Pozo, Elio Berhanyer, Manuel Pertegaz, Paco Rabanne o Balenciaga, entre otros. Todo esto como pinceladas.

¿Un color imprescindible? El negro, presente en todos los desfiles menos en el de Ágatha Ruiz de la Prada, claro. ¿Una textura? El pelo, especialmente chic resulta el efecto nieve de The 2nd Skin Co, aunque sigue mandando el estilo lencero con todo lo que ello conlleva. ¿Y una tendencia? Imposible. Todas y ninguna. Las habidas y por haber. Si por algo se ha caracterizado esta 63 MBFWM es por haber desarrollado un excelente ejercicio de innovación, técnica y creatividad. Un armario de retales de un otoño lady, y urban, y glam, y...

Artículo publicado por Gema Amil

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios