La primera edición de desfiles de Ibiza Fashion Week dejó muchas sorpresas

Romanticismo y frescura en Ibiza

Desfile de Desigual en la MBIFW. Desfile de Desigual en la MBIFW.

Desfile de Desigual en la MBIFW.

Aire fresco y apuntes románticos se vieron en la primera edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Ibiza, una pasarela en la que los diseñadores Alvarno, Jorge Vázquez, Teresa Helbig, Andrés Sardá y la firma Desiguall mostraron su colección Resort 2018, un trabajo con esencias mediterráneas. Arropada con el ambiente discotequero del mítico Ushuaia Ibiza Beach Hotel se celebró esta nueva pasarela heredera de Mercedes- Benz Fashion Week Madrid. Sobre el escenario la firma Alvarno, con ese ímpetu de perfección y renovación que le envuelve, mostró prendas en las que priman los bordados y el encaje. Con ganas de arriesgar y de romper moldes, Arnaud Maillard y Alvaro Castejón, dúo creativo de la firma, han vuelto a trabajar el estampado animal para confeccionar piezas ideadas para una mujer "nómada de lujo", explica Arnaud Maillard.

La brisa mediterránea impregna la colección de Teresa Helbig, en la que "aúna la delicadeza y el romanticismo del tul, con la fuerza y el magnetismo del cuero y el metal", cuenta esta diseñadora catalana que utiliza tejidos plisados, organzas y tules de seda en sus últimas propuestas.

Siluetas sueltas y fluidas vertebran, por su parte, la colección crucero de Jorge Vázquez, quien propone prendas con líneas serenas y volúmenes ultra femeninos que dan el punto más sofisticado a la colección. "Son piezas que invitan a la mujer a salir de la rectitud de la ciudad", cuenta el diseñador gallego. A lo largo del desfile se vieron vestidos coloreadores en tonos terracota, arcillas, naranjas y rosas, salpicado con un amarillo ácido, cálido y brillante.

En las propuestas crucero de Andrés Sardá estuvieron presentes los iconos de la casas "realizados en tul y punto de ganchillo cuajadas de cristal de Swarovski", dice Nuria Sardá, quien desvela que en esta ocasión han utilizado también "una micro fibra laminada con la que se ha conseguido un efecto sofisticado y sorprendente". Junto a estas piezas importantes también se han visto otras minimalistas que juegan con la pureza de líneas y el contraste de una gran pieza metálica o un estampado animal.

Por último la firma Desigual prefirió presentar un avance de su colección de otoño-invierno en la que también se colaron una serie de prendas icónicas que marcaron sus comienzos en los años 80. Culotes, faldas minis, faldas pincel, bordados y estampados exóticos son algunas de las tendencias que propone Desigual, al tiempo que las combina con cazadoras de denim confeccionadas a partir de recortes de diferentes vaqueros. Un sinfín de piezas en las que apreció un gran mestizaje de tejidos y prendas nuevas mezcladas con piezas vintage originales, "lo que aporta un aire bohemio propio de los 70 y 80, y nos hablan de una generación presente que busca en la mezcla la autenticidad y la diferencia".

Fátima Díaz

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios