Los últimos preparativos para el inicio de la feria malagueña

Últimos retoques para la Feria de Málaga

Un hombre ultima los preparativos. / P. NEGRETE Un hombre ultima los preparativos. / P. NEGRETE

Un hombre ultima los preparativos. / P. NEGRETE

A un día de que arranque la Feria de Málaga el Real ya se encuentra prácticamente listo para lo que se avecina. Las casetas, casi terminadas, reciben con mimo los últimos retoques por parte de los encargados de sus peñas, mientras que las atracciones son sometidas a pruebas y puestas a punto.

Tras más de una semana de trabajo intenso, las peñas han conseguido adecuar sus casetas para lucirlas, un año más, para recibir a un público con muchas ganas de pasarlo bien.

A pesar de que los representantes de las peñas criticaran la pasada semana el mal estado que presentaban algunas casetas al inicio de los arreglos, con plantas creciendo en su interior, maderos y tablas estropeadas y algunos materiales robados, las jornadas de trabajo han ido dando sus frutos y todo luce ahora con buen aspecto.

Ayer, las altas temperaturas de esta semana dieron un pequeño respiro que los peñistas aprovecharon para trabajar en sus casetas. Todavía se veía algún bote de pintura, brochazos por repasar y adornos sin poner.

"Esta es la última jornada de trabajo en teoría. La realidad es muy distinta", comentaban ayer algunos de los montadores de una caseta. "Mañana, con las prisas estaremos arreglando cosas y desesperados, pero bueno, ese es uno de los encantos de la Feria, el nerviosismo".

Por eso, ahora que están todos los preparativos casi listos, los peñistas pasan la última jornada haciendo inspección de sus casetas y controlando cada mínimo detalle para no dejar ningún cabo sin atar.

"Solo queda esperar a que llegue el sábado y que todo salga bien" hablaban ayer dos mujeres en la puerta de una caseta a medio montar. Este deseo es compartido por todos los peñistas, que se esfuerzan para que todo salga como se espera y para que todo el mundo disfrute de la Feria como se merece y ellos "los primeros".

Por eso, a pesar del duro trabajo que han ido realizando estos días, para ellos "es una satisfacción muy grande" conseguir crear un ambiente en el que el público se sienta cómodo y pueda reír, bailar, cantar, beber y comer sintiéndose siempre como en casa.

En cuanto a las decoraciones, algunas casetas se han atrevido con murales y pinturas que las hacen destacar entre las demás.

Sin embargo, la mayoría ha optado por la decoración tradicional de la Feria: farolillos, macetas, ventanas enrejadas con cortinas y escenarios de toque flamenco.

"Todo va en el espíritu de la peña y en lo que quiera transmitir", explicó otro de los peñistas en relación a las diferencias, que defiende que no hay una decoración mejor ni peor, "sino diferente". "Igual que los ambientes y las temáticas, cada una tiene su alma", añadió.

En la zona de atracciones la situación es la misma. Los feriantes, distribuidos a los pies de la noria, también ultiman los montajes y hacen las últimas comprobaciones y ajustes para que no ocurra ninguna incidencia durante los 9 días que estarán en funcionamiento.

Ayer la mayoría de los feriantes abrillantaban y limpiaban sus coches y colocaban las últimas cosas en su lugar.

Ellos, además, tienen una labor más delicada a la hora de preparar la Feria. El elemento de seguridad es imprescindible y siempre son pocas todas las comprobaciones que puedan hacer. "Hay que tener mucho cuidado con todo, pero lo normal es que hoy ya estemos listos para lo que viene".

Redacción Málaga Hoy

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios