Valentino, el diseñador que patentó el color rojo

Valentino, ocho décadas de un rojo patentado

El diseñador Valentino El diseñador Valentino

El diseñador Valentino

Valentino acaba de cumplir 85 años, pero nadie lo diría. Con su eterno moreno y su cuerpo menudo, el diseñador italiano que pintó la moda de rojo (un tono que ha llegado a tener su nombre y del que se enamoró en un teatro de Barcelona a principios de los 60), sigue teniendo la misma vitalidad que cuando frecuentaba las grandes pasarelas de la alta costura.

Hace casi una década que se desvinculó de su firma, pero el diseñador sigue teniendo su agenda igual de apretada, aunque ahora vive la moda desde un discreto segundo plano y prefiere los actos relacionados con la cultura y las fiestas privadas.

Valentino siempre fue amigo del lujo (desde hace décadas se desplaza en un jet privado) y ha tenido entre sus clientas a grandes damas de la historia reciente, con las que en muchas ocasiones llegó a entablar una verdadera amistad.

Desde sus inicios en Roma, donde abrió su primer estudio de costura en 1959 después de haber pasado varios años trabajando en París con diseñadores como Guy Laroche, Valentino fue el preferido de las actrices de la ‘Dolce Vita’ y también de la alta sociedad. A unas y a otras las conquistó con el carácter ultrafemenino de su prendas, ya que el italiano nunca tuvo necesidad de estar atento a las modas.

Por su taller pasaron desde Elisabeth Taylor (a la que conoció en 1960 y con la que mantuvo una gran amistad hasta el día de su muerte) hasta Grace Kelly, Audrey Hepburn o Jacqueline Kennedy (de la que fue su modisto de cabecera durante el luto de JFK hasta su boda con Onassis). Otra de sus incondicionales, con la que todavía sigue acudiendo del brazo a los saraos más exclusivos, es la sevillana Naty Abascal, a la que conoció en Roma cuando ésta era modelo de alta costura en los 70. Pero Naty no es la única española que ha calado en el diseñador italiano, muy amigo también de Rosario Nadal, con la que entabló amistad en Londres cuando todavía estaba casada con Kyril de Bulgaria.

A pesar de que se despidió de la moda en 2008, el diseñador no puede olvidar los más de 45 años que ha dedicado en cuerpo y alma a esta profesión, por eso de vez en cuando se implica en alguna colección especial, como pasó el año pasado con el vestuario de La Traviata para la Opera de Roma.

A pesar del estilo clásico de sus prendas, Valentino puede considerarse un adelantado a su época, ya que fue de los primeros en tener un museo virtual donde se exhiben sus vestidos más emblemáticos, una aplicación a la que se puede acceder desde hace un lustro y que fue posible gracias al trabajo conjunto que el diseñador realizó con su incondicional Giancarlo Giammetti, su socio del alma. Con Giammetti mantuvo una relación oculta durante 12 años, aunque nunca se separó de él en el plano profesional y aún hoy es fácil verlos como amigos.

Isabel Brea>/b>

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios