TELEVISIÓN

Las frases para la historia del último expulsado de 'Maestros de la Costura'

  • Eduardo ha sido el último expulsado en Maestros de la Costura, una ausencia que se notará por sus comentarios ácidos sobre el resto de concursantes y sobre el jurado

Eduardo, el último expulsado de 'Maestros de la Costura' Eduardo, el último expulsado de 'Maestros de la Costura'

Eduardo, el último expulsado de 'Maestros de la Costura'

Maestros de la Costura cosió el billete de salida a Eduardo, el aprendiz que más juego a dado, hasta ahora, al programa de costura por sus golpes de melena, sus mohínes y su chispa divertida que no dejaba títere con cabeza.

Maestros de la costura

El estudiante de diseño, de manera directa o de forma velada, no ha escatimado críticas hacia sus compañeros ni hacia el jurado, unas formas nada diplomáticas por las que en su último programa entonó un “mea culpa” y pidió disculpas a todos.

Con un alto concepto sobre sí mismo y sus conocimientos de costura no aceptaba muy bien las críticas, para las que siempre tenía una justificación, un comentario jocoso.

Sin embargo, ha tenido frases que han despertado la carcajada a más de uno de sus compañeros como: “Si me hubiera viso mi padre mirar a una mujer así, estaría contentísimo”, dijo, en referencia a su gusto sexual, mientras desfilaban algunas modelos.

“Josú, que cosa más fea”, fue uno de sus comentarios hacia el trabajo de uno de sus compañeros. Tampoco escatimó reticencias al trabajo y la actitud de Alicia: “Alicia miente”; un rotundo “Alicia me cae mal” y un determinante: “Cuando venga Alicia no la des trabajo, la ignoras”, le dijo al jefe de taller mientras se realizaba una prueba en grupo, ponen en evidencia que la diplomacia no es lo suyo.

Claro que, en el caso de Alicia, se trata de un sentimiento mutuo, porque la joven exmodelo no pierde ocasión para mencionarle sus carencias: “Para ser diseñador también hay que saber coser y conocer la técnica”. “Es que no puedo con él”, en referencia a Eduardo, ha sido otro de sus comentarios.

Momento místico

Teniendo en cuenta que Vanesa, la segunda expulsada, era profesora de religión y que los dos gemelos navarros, Vicente y Sergio, catequistas, las referencias místicas tampoco faltaron en sus observaciones.

Bibiana Fernández, invitada en Maestros de la Costura, pidió un vestido para sus perros

En una ocasión, le dijo con cierta socarronería a Sergio: “Reza el rosario por tu hermano, que falta le hace”. Durante una prueba en la que se valoraba su destreza al hacer una falda tableada, le comentó a Vanesa refiriéndose a su buen trabajo: “Jesús que era carpintero y esto que iba de tablas, te ha venido como anillo al dedo”, arrancando la sonrisa de la asturiana.

Con un alto concepto de sí mismo, cuando su tarea era ejercer como jefe de taller, durante una de las pruebas en grupo que se desarrolló en Intropia, su comentario fue: “Como jefe de taller creo que lo estoy haciendo genial”, sin embargo, la opinión opuesta del jurado le ha llevado por su falta de organización a la prueba de expulsión esta semana.

La relación con el jurado tampoco ha sido un camino de rosas. Al aprendiz no le intimidaba la trayectoria de Lorenzo Caprile, María Escoté o Palomo Spain, y especialmente con el primero mantenía siempre un diálogo entre la broma y el aguijón.

El látigo del jurado

“Aquí viene Caprile con el látigo” o “Yo estoy trabajando y tu hablando”, en alusión al calor que pasaba en plató, y a que el modista le llamó la atención la quitarse delante de una monja una chaqueta que dejaba al descubierto su torso.

Durante el último programa, el jurado reiteró que el aprendiz no trabajaba lo suficiente y le envió a la prueba de expulsión porque según su criterio estaba “más pendiente de llamar la atención que de trabajar”.

Eduardo echó la culpa a Pa de estar en la cuerda floja. “Voy por ella -a la prueba de expulsión-. No tiene creatividad y espero que sea ella la que se vaya”, dijo antes de enfrentarse a la prueba de la que finalmente no salió airoso. “Volvería a repetir los 1.500 veces”, dijo Eduardo.

Expulsion de Eduardo. Expulsion de Eduardo.

Expulsion de Eduardo. / EFE

A pesar de no ocultar su decepción, Eduardo sacó fuerzas y echó mano de su fuerte personalidad para despedirse diciendo: “La suerte y el azar me tienen preparadas muchas cosas. Tengo 23 años y me quedan muchas cosas por delante”.

Y en tono jocoso añadió: “Quien sabe si, con el tiempo, Palomo me pide una colaboración para su desfiles o mejor, me pide que abra su desfile, en lugar de hacerlo  Rossy de Palma”.

Satisfecho de su decisión de participar en Maestros de la Costura, “volvería a repetir los 1.500 veces”, espera que la gente se haya reído de su paso por el programa y reconoce que ha sido un “placer” haber estado en el concurso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios