Movember, dejarse el bigote por una buena causa

El bigote se pone de moda en noviembre

Pierre de Mónaco, en su última aparición oficial. Pierre de Mónaco, en su última aparición oficial.

Pierre de Mónaco, en su última aparición oficial.

El bigote está más de moda que nunca este mes de noviembre. El vello facial por excelencia de los 70 ha vuelto en los últimos años, como casi todas las tendencias, y ha sido en gran medida gracias al movimiento hipster. Los modernos se han apropiado del mostacho al igual que de la barba frondosa y el moño, y lo lucen orgullosos como distintiva seña de identidad. Pero el impulso definitivo para que el bigote se lleve otra vez es el movimiento Movember, a través del cual los hombres intentan concienciar sobre temas de salud que conciernen a los varones, como el cáncer de próstata, de testículos o enfermedades mentales como la depresión. Alberto de Mónaco, siempre a la última y solidario, ha sido el último en sumarse a esta iniciativa dejándose crecer el bigote.

El príncipe monegasco se lo ha dejado crecer desde septiembre, por lo que numerosos medios especulaban con la idea de que pudiera querer parecerse a su padre, Raniero, pero al parecer lo cierto es que Alberto se ha sumado a este movimiento solidario por primera vez. Sus sobrinos, Andrea y Pierre Casiraghi, también han querido mostrar su solidaridad con los hombres del mundo, dejándose crecer la barba, ellos no se han atrevido a dejarse sólo bigote, pero han querido aportar también su granito de arena a esta causa. Pierre, ya había aparecido con barba en noviembre del año pasado, en el Día Nacional de Mónaco, algo que sorprendió a muchos de los asistentes.

El actor Henry Cavill también ha querido participar y para Johnny Depp ya forma parte de su look desaliñado. En España también se han apuntado, entre otros, el futbolista mallorquín Carlos Carmona. Este evento anual solidario en el que los hombres se dejan crecer el bigote durante el mes de noviembre se originó en Australia en 2003, pero ha adquirido mayor fuerza en los últimos años. La Fundación Movember, con más de 20 países afiliados, ha conseguido que el bigote no solo esté de moda, sino que se convierta en un símbolo de solidaridad y conciencia social.

Fátima Díaz

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios