Así ha evolucionado el bikini en sus 70 años de historia

El bikini, 70 años de estilo

Stylight Stylight

Stylight

El 5 de julio de 1946, el diseñador francés Louis Reard presentó su último diseño de moda de baño en la piscina Molitor de París. Bautizado como Bikini, no era la primera vez que la sociedad parisina presenciaba un bañador de dos piezas (Jacques Heim ya había presentado 14 años antes su bikini Atome sin gran éxito), pero sí era la primera vez que un traje de baño dejaba ver el ombligo de su portadora. A pesar de su repercusión mediática, la prenda no conquistó al sector femenino hasta pasados los 60.

El bikini en los años 40: ¡Qué escándalo!

En la década de los 40, los trajes de baño se fabricaban con materiales como el lino o el algodón, que una vez mojados duplicaban su peso y tardaban un tiempo considerable en secarse. Respecto al diseño, la estética “delantal” con volantes estaba en boga y para los bañadores de dos piezas ocultar el ombligo era un must. En definitiva, no corrían buenos tiempos para nuestro amigo el bikini. Su fama se vio aún más perjudicada, cuando la actriz y nadadora Esther Williams, conocida como “La sirena de América” se negó en redondo a llevar uno, llegando incluso a diseñar su propia línea de trajes de baño para evitarlo. ¿Qué se llevaba con el bikini? Debido a la escasez de recursos durante la Primera Guerra Mundial, los sombreros se sustituyeron por turbantes confeccionados con pañuelos y los tacones se convirtieron en sandalias con plataforma de corcho de Salvatore Ferragamo.

El bikini en los años 50: La chica del bikini

Brigitte Bardot y la Cote D’Azur se convierten en el centro europeo del bikini desde el estreno de La chica del bikini en 1952, donde la actriz aparece llevando una versión muy reveladora de la prenda. En Estados Unidos, a pesar de que algunas chicas pin-up habían empezado a llevar bikinis, las actrices no las tenían todas consigo. Jane Russell confesó que durante el rodaje de La línea francesa pidió que cambiaran su bikini por un traje de baño de una sola pieza porque se sentía “demasiado desnuda” llevando el bikini. ¿Qué se llevaba con el bikini? Las gafas de sol “ojo de gato” y los estampados florales hacían las delicias de las fashionistas. Debemos tener en cuenta que en esta década las mezclas de elementos exóticos y tropicales estaban en auge, ¡incluso el mismísimo Elvis Presley diseñó una habitación llamada Jungla en el estado de Graceland!

El bikini en los años 60: Juegos ópticos

Durante los 60 el bikini consigue hacerse, por fin, un hueco en el armario de las mujeres. Gracias al nailon, el bikini se adapta al cuerpo curvilíneo de las mujeres y los diseños evolucionan hasta dar con el tiro bajo. En Estados Unidos se propaga la cultura playera y el surf y los Beach Boys parecen ir de la mano. A pesar de que la revista Sports Illustrated publicara una edición especial llamada ¡Sólo bikinis!, haciendo una recopilación de los mejores bikinis de todo el año, la imagen más sonada de la época corresponde a la película británica de James BondDr. No, donde Úrsula Andress protagoniza una escena en bikini. ¿Qué se llevaba con el bikini? Los estampados de efecto óptico se combinaban con gafas de sol ovaladas, gorros de baño y una pose dramática.

El bikini en los años 70: Ganchillomanía

Los 70 trajeron consigo minúsculos bikinis de ganchillo en forma de triángulo. Algunas teorías apuntan que la reducción del tamaño del bikini tuvo que ver con la aparición de los primeros tangas, llevados a la fama por Rudi Gernereich que diseñó una versión de la prenda en 1974 para hacer frente a la prohibición nudista de las playas de Los Angeles. ¿Qué se llevaba con el bikini? La imagen de Jacqueline Kennedy paseando por Capri bajo el anonimato de un sombrero de ala ancha y unas gafas de tamaño XXL quedó grabada en la retina de las mujeres de la época. Junto con los zuecos o las plataformas, estos accesorios se convirtieron en la obsesión de todas.

El bikini en los años 80: La locura del flúor

No se puede hablar de los 80 sin mencionar los vídeos de ejercicio de Jane Fonda. Gracias a ella, el aerobic, los calentadores y las mayas color flúor dieron la vuelta al mundo. Como es natural, después de tanto ejercicio los bikinis por encima de la cadera que dejaban ver las trabajadas piernas en su plenitud fueron un must-have. ¿Qué se llevaba con el bikini? El look deportivo se completaba con gomas de pelo de tela, zapatillas y riñonera, siempre en tonos flúor, of course. ¿El gadget de la época? ¡El walkman con Like a virgin de Madonna sonando a todo trapo por los auriculares!

El bikini en los años 90: El estilo californiano

Los vigilantes de la playa y 90210 convirtieron California en el centro de todas las miradas. Mientras que Pamela Anderson correteaba por la playa con un bañador rojo presumiendo de ingles, Annalynne Mccord causaba furor por sus conjuntos con estampado de leopardo. ¿Qué se llevaba con el bikini? Si bien las gorras de béisbol y los pendientes de aro extra grandes contaban con muchos seguidores, el accesorio por excelencia de los 90 eran los skates.

El bikini en el 2000: el ombligo de mundo

Si en los inicios del bikini enseñar el ombligo se consideraba de mal gusto, el cambio de siglo lo convirtió en requisito indispensable. La moda abrazó esta tendencia con crop tops y pantalones de tiro bajo que dejaban ver los piercings en el ombligo. En la playa, los bikinis en forma de triángulo en tonos metalizados causaban furor. ¿Qué se llevaba con el bikini? Sombreros, sombreros, sombreros...de ala ancha o tipo cowboy, lo importante era llevar uno a juego con unas gafas cuadradas que, a poder ser, tuvieran las lentes de colores. Y si además formabas parte de ese pequeño grupo de privilegiados que se habían hecho con la primera versión del iPod, ¡la playa era tuya!

El bikini en 2010: El gran quizás

Aún es pronto para dictar sentencia pero parece que esta década el bikini se ha sumado a la tendencia sporty. Frases como “healthy is the new skinny” y “yoga, una forma de vida” parecen representar la mentalidad de nuestra sociedad y el bikini se ha adaptado a nuestras necesidades con cortes que se ajustan a la perfección a nuestros cuerpos y permiten amplia libertad de movimientos. ¿Qué se lleva con el bikini? La tendencia normcore se ha adueñado tanto de la playa como del asfalto. Y si tuviéramos que elegir un accesorio para guardar en la cápsula del tiempo, las gafas de sol redondas con aire futurista tendrían un puesto privilegiado en ella.

Stylight

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios