El toque de elegancia en la Semana de la Moda de Nueva York

La elegancia en los desfiles de Carolina Herrera y Óscar de la Renta

Diseño de Óscar de la Renta en tonos metalizados. / AGENCIAS Diseño de Óscar de la Renta en tonos metalizados. / AGENCIAS

Diseño de Óscar de la Renta en tonos metalizados. / AGENCIAS

Después de estéticas trasgresoras como la de Philippe Plein, la moda más elegante llegó pidiendo su sitio en la Gran Manzana. Y lo consiguió. Los diseños de Carolina Herrera y los de Óscar de la Renta supieron dar a la pasarela neoyorquina el toque de glamour que no puede faltar en cualquier Fashion Week. Y con ellos, los diseños del venezolano Ángel Sánchez, que también están encontrando poco a poco su sitio entre los más elegantes de esta aclamada pasarela.

Los diseños que Carolina Herrera ha presentado para la primavera verano del próximo año tienen un tono más fresco que el de anteriores colecciones. La misma elegancia con menos sobriedad, pensando tal vez en esa generación millenial que tanto juego está dando al mundo de la moda. Si los vestidos camiseros centran la mañana, los volantes y el tul se hacen fuerte en la noche de esta venezolana, que deja que todo el protagonismo recaiga en esta ocasión en las mangas abullonadas y los escotes asimétricos. No obstante, la primavera de Carolina Herrera deja sitio también para los brillos y para sus clásicos lunares, que esta vez compiten sobre la pasarela con rayas multicolor al más puro estilo ochentero.

DE LA RENTA APUESTA POR EL TUL Y CAROLINA HERRERA POR LAS MANGAS ABULLONADAS

En el desfile de Oscar de la Renta la mujer sigue siendo tan femenina como siempre. En esta ocasión Fernando García y Laura Kim proponen unos diseños en los que el tul gana todas las batallas. Está claro que tanto De la Renta como Carolina Herrera tendrán un lugar privilegiado en las próximas alfombras rojas, porque sus vestidos son dignos de las mejores estrellas de Hollywood.

Las modelos de De la Renta se convierten nuevamente en princesas, con faldas voluminosas de colorido tul y con cuerpos bordados en pedrería y piezas completas de lentejuelas. Como siempre, la noche de esta firma da mucho más juego que el día. En esta ocasión pasa casi de puntillas por la mañana, con prendas básicas en las que juega con el color como si de una paleta de pintor se tratara y con prendas serigrafiadas en las que sobresale el nombre del diseñador.

Isabel Brea

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios