Innovación y originalidad, el street style de Japón

La filosofía de la moda japonesa

La filosofía de la moda japonesa La filosofía de la moda japonesa

La filosofía de la moda japonesa

Japón y sus misterios, templos, budas, samurais, geishas… Una cultura siempre envuelta en el misterio por el peculiar comportamiento de sus ciudadanos. El deber, honor, obligación son aspectos asociadas a la personalidad japonesa y marcan fuertemente su carácter. Se les conoce por dedicar gran parte de su tiempo al trabajo y escasa atención al ocio. Tras recorrer durante diez días ese maravilloso país en el tren bala, en metro e incluso bicicleta, he saboreado su gastronomía, visitado multitud de templos, orado con ellos, investigado sus tradiciones, su filosofía y su comportamiento. He comprobado el ritmo vertiginoso de su rutina de trabajo, las calles siempre están abarrotadas y van todos corriendo de un sitio a otro. Incluso he visto que es cierto lo de Inemuri (dormir despierto). ¿Habíais oído que los japoneses no duermen?

Pongo los cinco sentidos mientras viajo por ciudades, pueblos, caminos y veo que la austeridad y rigidez de sus ciudadanos choca con una realidad: En este país se desarrollan las tendencias más innovadores y originales del sector de la moda. Es en Tokio, especialmente en la zona de Marajuno, el centro neurálgico de la moda, donde muchos estilos cobran vida. En esta calle encontraréis las boutiques más famosas del mundo pero el punto fuerte de tendencias lo encuentras en la calle, en poco metros se mezclan estilos como Dolly Kei (prendas vintage oscuras), Cult Party Kei (vintage en tonos claros), Fairy Kei (look toque infantil e inocente basado en colores rosa y azul), o la continuidad del estilo Lolita el cual traspasó los límites de la estética para convertirse en un estilo de vida. Fakeshita Street es el punto de encuentro de los personajes más frikis que podamos imaginar.

Siempre he pensado en las "lolitas” japonesas como en un movimiento social surgido a finales de los 70 más que una tendencia. Moda es siempre un lenguaje para declarar oposición a lo establecido y quizás por eso este estilo "lolita" (y su explosión de estilos, color…) convive en este país junto una de las culturas más severas en cuanto a emociones.

Para aclarar algunas dudas de esta controversia consulté a Ana Domínguez, directora de la plataforma Fashion Ladies , acerca de su conocimiento de la moda asiática basada en su arduo trabajo en redes sociales, ello hace que tenga una visión amplia y clara del nacimiento de nuevas tendencias.

Ana, ¿cómo podrías explicar la explosión de estilos que se vive en el street style de Japón?

Moda es arte, forma de expresión, de sentimientos, de ánimos, de sueños... La moda no tiene límites ni fronteras, es creatividad en estado puro y llega a convertirse en un lenguaje para muchos de nosotros. Para conocer una cultura y un país a fondo hay que estudiar como visten sus calles que son fiel reflejo de las inquietudes, ideas, proyectos y futuro del colectivo. El japonés esta envuelto en un halo de misterio debido a su carácter introvertido, siempre correcto, siempre cohibido en las demostraciones públicas de afecto y por ello es normal que la juventud se exprese a través de las tendencias que rompen las normas de una sociedad que les impide expresar sus emociones. Es el principio básico de la moda, nos hace libres. Japón despierta tanta curiosidad a diseñadores que muchos basan sus colecciones en épocas milenarias de esta cultura. Colecciones de alta costura y su estilo comboy, mujeres seguras de si mismas, independientes verdaderas geishas, verdaderos samurais han inspirado a los mejores diseñadores internacionales. ¿Sabías que las geishas eran, en un principio, en su mayoría hombres?

Ana tus palabras ayudan a comprender y asimilar como Japón aúna tradición y modernidad. Transitar por barrios de Tokio como Ginza, una de las zonas más elitistas del planeta, pasear por Kioto en Gion barrio de Geishas... Nos golpean las imágenes de amplias avenidas llenas de tiendas exclusivas, de tecnología, con Maikos (aprendices de Geishas) que recorren rápidas en sus zancos las estrechas calles enfundadas en kimonos y maquilladas con tan difícil técnica que solo puedo describir su escasa estatura, su delgadez, sus ágiles y elegantes pasos.-Es cierto que cautivan sin mostrar. Si consigues ver la nuca de una de ellas entenderías lo que te sacude sin poder evitarlo, no se trata de belleza física, sino del halo de exquisitez que las envuelve.

La moda es sentimiento. El sentimiento no se describe, se transmite en un escrito extenuante y vertiginoso en el que “ver lo que está pero nadie ve” hace que me pregunte si no es un anacronismo estar donde estoy . Quizás mi sitio esté en ese jardín de geishas.

Un abrazo- Maica Rivera maicarivera.com

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios