Este año muchas prendas se quedarán en el armario

Un invierno sin bufanda ni paraguas

Un invierno sin bufanda ni paraguas Un invierno sin bufanda ni paraguas

Un invierno sin bufanda ni paraguas

Este invierno habrá que dejar muchos complementos en casa. Los más de 20 grados que se alcanzan en las horas centrales del día seguirán siendo una constante los próximos meses, lo que hará prescindir de la bufanda y los guantes y tampoco será necesario el paraguas. Todo indica que las precipitaciones no abundarán en la estación que está a punto de comenzar. El invierno en Sevilla seguirá, así, la tónica del otoño, que, curiosamente, empezó frío y acaba cálido.

Otros años, a estas alturas del calendario, lo más habitual era echarse a la calle enfundados en un chaquetón grueso, la bufanda, los guantes y hasta los calentadores de orejas para los más frioleros. Esta imagen parece quedarse cada vez más en el recuerdo, pues los últimos inviernos suelen ser más cálidos de lo habitual. El que comenzará en breve no se diferenciará demasiado de los anteriores. El delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Andalucía, Luis Fernando López Cotín, anunció ayer que en toda España se registrarán valores superiores a los normales en el trimestre comprendido entre enero y marzo de 2016.

A las temperaturas más elevadas de lo normal por estas fechas se suma la falta de lluvias. Sólo el noroeste peninsular (Galicia, principalmente) se librará de esta situación, pues en esta zona sí se prevén precipitaciones abundantes en el invierno. En el caso de Sevilla, todo apunta a que habrá que hacer uso del paraguas en contadas ocasiones.

Este arranque tan fresco del otoño hacía presagiar que pronto llegaría la ropa de abrigo. Todo fue un espejismo. Octubre volvió a la realidad. Aunque la temperatura media no se disparó mucho, sí se volvió a los registros normales de este mes, con 20,6 grados.

La sorpresa llegaría en noviembre, cuando los termómetros se situaron un grado por encima de lo habitual, con 16,2 grados de media, una temperatura -calculada entre las altas y mínimas- que califica a este mes de muy cálido en la provincia de Sevilla, unos valores que aún se mantienen en diciembre.

No sólo las temperaturas altas han marcado el otoño. La escasez de lluvia también ha sido una constante en esta estación que a punto está de expirar. Octubre supuso una excepción en este periodo, con 125,5 litros recogidos por metro cuadrado en 31 días. Esta cantidad superó en un 184% el porcentaje de precipitaciones propias de este mes, que se consideró "muy húmedo".

Artículo publicado por Diego J. Geniz en Diario de Sevilla

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios