Elle Fanning la niña que seduce a todos, en moda o cine

Todo el mundo se rinde al encanto de Elle Fanning

Elle Fanning en la alfombra roja del Festival de Cannes. / AGENCIAS Elle Fanning en la alfombra roja del Festival de Cannes. / AGENCIAS

Elle Fanning en la alfombra roja del Festival de Cannes. / AGENCIAS

Pronto hará doblete con Nicole Kidman en las carteleras de medio mundo (El seductor y How to talk a girl at parties) y su nombre suena en las revistas de moda como si de una modelo de primer nivel se tratara. A sus 19 años, Elle Fanning se ha convertido en uno de los referentes de la generación Z y, con su sonrisa perfecta y su mirada sincera, ha conquistado al resto.

Tenía todos los mimbres para haberse convertido en uno de esos juguetes rotos del cine americano. Llegó demasiado pronto a una industria que suele acelerar el crecimiento de sus niños prodigios hasta quemarlos, casi siempre arrinconados por culpa de los excesos. Pero el caso de Elle ha sido diferente. Su primer papel en una película lo obtuvo a los dos años y no por méritos propios, sino por ser hermana de Dakota Fanning, a la que sustituyó en una de las secuencias de Yo soy Sam para protagonizar un flasback de su personaje junto a Sean Penn. A aquella niña rubia de tez blanca el mundo del cine le gustó mucho más que el del tenis, que era lo que su madre (tenista profesional) hubiera deseado para ella.

Siguió los pasos de su hermana mayor y demostró que su valía estaba al mismo nivel o aún mayor que el de su mentora.

Ahora, cumplida la mayoría de edad, Elle se codea con los grandes nombres del cine y sigue creciendo bajo el paraguas protector de Sofía Coppola, que se ha fijado en su potencial y la ha convertido en su niña mimada, como en su día lo hizo con otras jóvenes promesas, como Jennifer Lawrence o Kristen Dunst.

Lo que más gusta de Elle es que, teniendo posibilidades de entrar por derecho en un mundo de adultos, ha querido quedarse refugiada en la postadolescencia que le corresponde por edad, aunque cuando habla deja bien claro que su cabeza está mucho mejor amueblada que la de sus compañeros de instituto. Para comprobarlo sólo hay que ver con qué decisión asegura que sólo acepta aquellos papeles que le aportan algo y que le hacen crecer bien como actriz o como mujer. Y eso que a lo largo de su dilatada carrera (de sus 19 años, 16 los ha pasado en el cine y acumula más de medio centenar de títulos) ha tenido que meterse en la piel de los personajes más peregrinos: desde el de una princesa Disney en Maléfica hasta una adolescente trasgénero en About Ray. Cuando habla de redes sociales tampoco enloquece, a pesar de que su cuenta de Instagram (no tiene ni Facebook ni Twitter) acumula más de 1.5 millones de seguidores.

Con su timidez contenida, su altura desmedida y su esbelta silueta, Elle se ha metido también en el bolsillo a los grandes diseñadores, y eso que nunca ha pretendido ocultar su verdadera edad. Asidua a los front row, esta joven embelesa a Gucci o Rodarte, para las que se ha convertido en fuente de inspiración, y no es difícil verla del brazo del todopoderoso Lagerfeld en algún que otro desfile.

Entre sus próximos proyectos está trabajar para Woody Allen, así que agárrense que vienen curvas. Esta jovencita que ya ha sido portada de Vogue USA y tiene entre sus musas a la mismísima Marilyn Monroe, llega para quedarse. Y para dar jugosos titulares. Eso es seguro.

Isa Brea

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios