Ruta 'De compras por la historia' en Sevilla

Un paseo por la memoria de los escaparates hispalenses

Un paseo por la memoria de los escaparates hispalenses Un paseo por la memoria de los escaparates hispalenses

Un paseo por la memoria de los escaparates hispalenses

No sólo pasan de moda los tejidos o las formas en el textil, los alimentos y los procedimientos culinarios en la gastronomía, o los compases e instrumentos en la música, sino también los zocos donde se puede comprar prácticamente todo lo mencionado. Hoy es la calle Tetuán uno de los centros neurálgicos del ágape consumista en Sevilla, pero no siempre fue así.

Los gestores culturales de Sevilla a la Carta, una empresa dedicada a la difusión del patrimonio local, ha programado para los sábados de diciembre la ruta 'De compras por la historia'. Un recorrido por la evolución de las zonas comerciales de la ciudad, de los tipos de establecimientos y también de los comportamientos de los consumidores hispalenses a lo largo de los siglos, que se realiza en menos de dos horas y que cuenta con alguna sorpresa, como la parada en Acetres Sevilla para desarrollar un didáctico juego.

Frente al edificio del Banco de España y junto a la fuente de Mercurio, dios del comercio y de los ladrones, curiosamente y al mismo tiempo, comienza la peculiar visita que dirigirá al grupo hasta la calle Hernando Colón, antigua vía principal de la Alcaicería de la Seda, donde desde época almohade estuvieron instalados comercios de productos de lujo. Con la conquista de América, la actividad mercantil se trasladó a la zona que hay entre la Catedral, cuyos graderíos hospedaron a comerciantes, y el puerto.

Tras esto el grupo viaja en el tiempo hasta el siglo XIX. En la calle Francos se recuerda al almacén Peyré y en la esquina formada por la calle Jovellanos y Sierpes a Almacenes El Águila, un centro comercial pionero que albergó el primer ascensor de la ciudad. Ambas localizaciones convertidas hoy en enclaves comerciales secundarios.

Siguiendo el recorrido por las tiendas sevillanas, la siguiente parada es en la Joyería Reyes, en la calle Álvarez Quintero, cuyo interior es una de las joyas del modernismo sevillano, según el guía de la actividad Rafael Díaz. En este tramo del itinerario se hace alusión a los negocios más antiguos y emblemáticos, como la relojería El Cronómetro, en Sierpes, algunos de los cuales se arrendaban según los tributos de la renta antigua, como fue el caso de la Ferretería Victoria de la calle Entrecárceles, actualmente en Francos.

Asimismo se explica la evolución de la publicidad, por ejemplo, a través de los azulejos publicitarios que aún se conservan como el de Armería Zulategui en la calle Sierpes o el de Studebaker en Tetuán.

Para completar el itinerario el grupo transcurre por la Plaza de la Encarnación y se detiene junto a la fuente que presidió el mercado central de abastos en el citado enclave, para conocer qué evolución ha sufrido el zoco hasta convertirse en lo que es en la actualidad. En la calle Goyeneta, donde algún visitante recuerda el olor a café que desprendía antaño su esquina, se rememora el origen de la empresa de cafés Saimaza y la figura de su dueño Joaquín Sainz de la Maza. Antes de finalizar la visita en el entorno de la Plaza del Salvador y de la Alfalfa, donde se localizó en época almohade la Alcaicería de la Loza, el guía alude a la irrupción de las cadenas de centros comerciales en los años 50 y 60, como Vilima, Simago, Galerías Preciados o El Corte Inglés, y a cómo llegaron estos establecimientos a cambiar modelos de consumo e incluso a implantar nuevas pautas, como la costumbre de regalar por Navidad.

Información: En la fuente de Mercurio (Banco de España), el sábado a las 12:00. 5 euros (menores de 10 años, gratis). 663 065 090. visita@sevillaalacarta.com

Dulce Rivero

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios