Los colores planos reinaron en la red carpet, el blanco y el negro juntos y por separado

El print no se lleva

Imágenes: EFE Imágenes: EFE

Imágenes: EFE

Sobria elegancia es la cualidad más correcta para definir el desfile de estrellas del pasado domingo en el Hotel Beverly Hilton de Los Ángeles. La cita lo merecía, se entregaban los Globos de Oro, la primera gran alfombra roja del año y antesala de la mayor fiesta del cine hollywodiense: los premios Oscar, que se celebrarán en febrero.

Jennifer Lawrence se convirtió en la protagonista femenina de una noche que hizo un guiño al Hollywood más esplendoroso, con una alfombra roja concurrida y en la que reinó el buen gusto. La joven actriz, que se llevó el premio a Mejor Actriz de Drama, fue sin duda la más elegante de la noche ataviada con un vestido rojo firmado por Dior de detalles cut out, que combinó con un llamativo collar plata y clutch y sandalias de la firma francesa Roger Vivier.

Los colores planos reinaron en la red carpet, en la que el blanco y el negro triunfaron juntos y por separado. Olivia Palermo, por ejemplo, los mezcló todos en su vestido de la firma española Del Pozo. Pero hubo más. Alicia Wikander, la protagonista de La chica danesa, acertó de pleno con un romántico diseño de Louis Vuitton con rayas color blanco, el mismo tono por el que optaron Cate Blanchett, con vestido de flecos de Givenchy y zapatos de Roger Vivier, o la espectacular Jane Fonda, con diseño de Saint Laurent de manga larga y volantes en el cuerpo imitando a un bolero.

Un tono más tostado fue el escogido por Heidi Klum, sublime con escotazo de Marchesa. Al otro lado, de negro, también fue aplaudida por su elección Lady Gaga, que se olvidó de su vertiente más estrafalaria e hizo un homenaje al Hollywood más vintage con un sobrio vestido de terciopelo negro de Versace con sugerente escote 'Bardot' y volumen en las caderas. La cantante, que fue galardonada, apareció en la cita bien agarrada de la mano de su prometido, Taylor Kinney, junto al que soportó las bromas de Leonardo DiCaprio, el triunfador de la noche tras hacerse con el Globo de Oro al Mejor Actor de Drama, galardón que muchos ven como el preámbulo al Oscar que tanto se le resiste.

DiCaprio, con pajarita, calzó de Jimmy Choo al igual que Jennifer Lopez que sin renunciar a la sensualidad impactó con un diseño de Giambattista Valli de gran apertura en la falda. Por la firma de zapatos británica también apostó Kate Hudson, la más atrevida con diseño crop top de Michael Kors.

El azul fue otro de los colores más vistos en la alfombra. Julianne Moore, de Tom Ford y con un diseño similar al de Olivia Wilde, y Kate Winslet, con vestido de cuello halter de Ralph Lauren, fueron dos de las celebs que apostaron por este tono.

Artículo publicado por Gema Amil en los diario del Grupo Joly

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios