Las reinas y princesas europeas reducen su presupuesto en moda

La realeza también viste 'low cost'

La realeza también viste 'low cost' La realeza también viste 'low cost'

La realeza también viste 'low cost'

La palabra crisis se ha convertido en un intermitente eco que cada vez resuena menos en la sociedad. Sin embargo, las políticas económicas de los estados aún tienen en cuenta que esa esplendorosa época no va a volver. Por eso no es nuevo el que las Casas Reales europeas ajusten sus presupuestos para poder afrontar con más holgura el futuro. Y el armario de las princesas también está incluido en este recorte, por eso las royals europeas cada vez recurren más al prêt à porter. La primera en incluir en su vestuario looks de firmas españolas que no supusieran un enorme desembolso fue doña Letizia. Marcas como Uterqüe, Zara o Magrit muestran una imagen de la Reina mucho más actual y sencilla que, de paso, da una imagen de especial consideración para con su pueblo. Así mismo, el repetir vestuario ha hecho de la Reina una mujer alabada por la crítica, que ve en esto de vestir originalmente en cada ocasión una auténtica frivolidad. Su majestad dispuso durante su primer año de reinado de un total de 130.000 euros para gastar en su imagen personal.

La última que se ha añadido a esta lista de princesas que tiran de vestuario de precios asequibles ha sido la duquesa Catalina de Cambridge. La razón, su suegro, el príncipe Carlos, que le ha dado un pequeño tirón de orejas exigiéndole que se contenga con las compras. El motivo no es otro que el régimen de disposición del gasto que realiza la casa real, ya que tanto los Duques de Cambridge como el príncipe Harry dependen del presupuesto que le adjudica la corona británica al príncipe de Gales. Él es quién, de su asignación, ofrece un sueldo a sus dos hijos y estipula qué honorarios recibirán por su trabajo. Y aunque se desconoce este presupuesto se estima que Carlos tiene reservados para su nuera unos 40.000 euros mensuales destinados única y exclusivamente a vestuario, cifra que no quiere que sobrepase. La duquesa se ha aplicado bien y en sus últimas apariciones entre sus estilismos aparecen marcas como L.K Bennett, GAP o Moonsoon.

Divine!!! #CatalinaDeCambridge #CatalinaOfCambridge #DuquesaDeCambridge 😍👈💠👑👑

Una foto publicada por 05.02 👑 (@princessdiana_ld) el

Otro de los ejemplos es el de Máxima de Holanda. La reina ha aparecido en varias ocasiones con prendas de su suegra. La argentina recibe anualmente un sueldo de 327.000 euros y, además, tiene otra partida de 574.000 para gastos de oficina y personal a su disposición, pero se desconoce cuáles de esos gastos son los destinados sólo a representación, donde se incluiría la partida dedicada al vestuario.

Una foto publicada por Revista ¡HOLA! (@holacom) el

El podio en cuanto a salario lo ocupa Victoria de Suecia. Ella es la que más cobra con diferencia de entre todas sus homólogas europeas. Su presupuesto se sitúa en torno a los 6.150.000 euros anuales. A pesar de su pudiente estatus, Victoria es otra de las que combina firmas caras (como Armani o Elie Saab) con otras de precios más irrisorios como la poderosa sueca H&M.

Mette-Marit de Noruega, por su parte, dispone de unos 830.000 euros, aunque no se especifica qué porcentaje dedica a su armario. No obstante la royal noruega es una de las que más ha sufrido el viraje hacia la contención. De ser conocida por los medios como la princesa Prada (como guiño a sus exquisitos y sibaritas gustos al vestir) a pasar por una crisis estilística definida por los críticos de moda como "pobre". Tanto es así que durante 10 actos oficiales repitió estilismo en cuatro de ellos con un twin set verde que estrenó en 2008 y que desde entonces ha lucido en más de una decena de ocasiones. Una moda, una estrategia o simple y llanamente una cuestión de gusto que pasa por tener el detalle de acabar con un derroche, a veces, innecesario.

Setefilla R. Madrigal

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios