Color, belleza y tiempo

El trabajo de Pedro del Hierro

Nieves Álvarez luciendo uno de los diseños de la firma. Nieves Álvarez luciendo uno de los diseños de la firma.

Nieves Álvarez luciendo uno de los diseños de la firma.

La embajadora de la firma Pedro del Hierro, María León acudió a la capilla ardiente del diseñador instalada en el Tanatorio Norte de Madrid, acompañada de Ignacio Sierra, director corporativo del Grupo Cortefiel.

"Con motivo de la exposición celebrada en el Museo del Traje, un merecido homenaje que se le hizo en 2011, pude tratarle más de cerca y pasé mucho tiempo junto a él buceando en sus archivos. Además, me contó numerosas anécdotas de su vida laboral. El tiempo que compartí con él tan de cerca fue muy especial", señaló emocionada la especialista en moda.

Para María León, el haber podido trabajar junto al maestro "me hizo sentir muy privilegiada y aprendí mucho" de un diseñador que "ha aportado mucho a la moda española" con unas creaciones muy innovadoras.

"Pedro del Hierro era más un artista que un diseñador. Su padre era pintor, y él llevaba el arte en las venas. Ingresó muy joven en la Cámara de la Alta Costura, en el año 1976, y desde sus inicios sus diseños tenían un toque arquitectónico, además de ser un amante del color", comentó la embajadora de la firma española, de la que durante cinco años fue directora comercial.

La relación de Pedro del Hierro con Cortefiel se remonta a muchos años atrás, mucho antes de que abandonara las pasarelas. El diseñador fue de los pioneros en unir la costura con la industria y ya en 1996, cuando Del Hierro llevaba tiempo trabajando con Cortefiel; esta firma corrió con los gastos de la colección que presentó en la Pasarela Cibeles, así como con los del desfile.

"Fue un gran visionario, el gran visionario de la fusión de la industria y el diseño. Viniendo de lo que fue la vieja escuela de la Cámara de la Moda, entendió que el futuro de las grandes firmas de diseño y del arte de la moda estaba en el gran publico", señaló Ignacio Sierra.

En su opinión, "fue un gran democratizador", y esa visión tuvo el resultado "de lo que más orgulloso estaba en los últimos tiempos: ver su nombre y su firma desfilando en Nueva York, así como estar presente en 34 países a través de las 400 tiendas del Grupo Cortefiel. Eso le llenó de orgullo, porque fue realmente el resultado de esa visión. Fue un pionero".

EFE

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios