SIMOF 2018

El volumen manda

  • La apuesta por las faldas voluptuosas fue la tónica dominante en la segunda jornada de Simof

La divergencia de estilos volvió a estar presente en la segunda jornada de desfiles profesionales de Simof. Con una salvedad, este vez un elemento común marcó tendencia en todos los diseños: el volumen. Con independencia del corte, el talle o la hechura, las faldas voluptuosas deslumbraron en la sesión.

Cuando el alma habla, de José Galván, fue la colección con la que se abrió la sesión de la tarde. Trajes entallados que se abrían en volantes con un volumen extremo y diversidad de mangas (de farol, en globo y con forma de clavel) se combinaban en los diferentes diseños. Recuperados este año, los pasacintas también hicieron acto de presencia. Tras él, Alonso Cózar presentó su colección Aleluya, que supuso una vuelta a los tejidos más clásicos (cretona, raso y crespón) y una oda al movimiento del traje de flamenca.

Doble sesión tras los jóvenes diseñadores, con Consolación Ayala y Carmen Raimundo. Volumen extremo en las faldas de Consolación Ayala repletas de tul y organza bajo los volantes. Escotes muy generosos, sobre todo en la espalda, drapeados y apuesta por tres básicos en moda flamenca: blanco, rojo y negro. En el caso de Carmen Raimundo, el volante de capa fue el protagonista de su colección. El juego con los escotes y sus simetrías también tuvieron relevancia en una colección en la que los colores estrella fueron el rosa, el mostaza y el verde hierba.

El punto ochentero llegó de la mano de Mª José Blay, que llevo con Mis quereles a una flamenca muy yeyé. Talles más altos que anteriores colecciones pero con un volumen extremo. Colores como el blanco, el negro y el dorado primaron en una colección en la que los volantes en el hombro destacaron. En plena celebración de su décimo aniversario, Ana Morón también quiso aportar su propia visión del volumen en trajes de flamenca. Con independencia del corte, la voluptuosidad en las faldas destacó sobre todo lo demás. Con vestidos que parecían flores en primavera, Morón apostó por escotes traseros y la combinación de rosas, rojos y naranjas. El atrevimiento se hizo presente con los desfiles de Verónica de la Vega y José Raposo. De la Vega propuso con su Flamencas armada un estilismo militar con escotes cruzados, tonos verde cacería y alguna estrella en los estampados. Raposo, por su parte combinó la moda flamenca con el lejano oeste en West. Cueros, tejido vaquero y sombreros tipo cowboy combinaban con la voluptuosidad de las faldas.

Mangas con volumen en Alonso Cózar. Mangas con volumen en Alonso Cózar.

Mangas con volumen en Alonso Cózar.

Estética noventera en Lo prohibido, de Antonio Gutiérrez, que propuso a una flamenca en la que priman las mangas, los hombros y, de nuevo, el volumen en las faldas. El azul como tónica dominante en Rosapeula frente al colorido de Javier García pusieron el broche final a la segunda jornada de Simof.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios