Actos Sociales

El Hotel Holos se viste de mantilla

  • Vanguardia y tradición se dan la mano en un desfile lleno de luz, color, sonido y sensualidad

Comentarios 1

En un escenario tan vanguardista como el hotel Holos, situado en el corazón del Heliópolis, se ha celebrado un original pase de mantillas, preludio de la Semana Santa que comienza.

Siete jóvenes modelos, estudiantes del Conservatorio, desfilaron en una pasarela improvisada en los jardines del hotel ataviadas con mantillas, cuatro de ellas cedidas por Artesanía Textil y tres pertenecientes a la familia de la propietaria del Holos, Carmen Ortega, una de las cuales, de color hueso, perteneció a Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, y fue adquirida por el abuelo de Carmen, anticuario, en París.

No dejaron indiferente ni el decorado, adornado con claveles por la Nao de China, ni la puesta en escena, con una sensual coreografía acompañada por la guitarra de Jorge Mateos.

Entre los asistentes se encontraba el diseñador Toni Benítez, que será el encargado de otogar el el próximo 26 de abril el Premio a la Mejor Mantilla en la XXIV Exhibición de Enganches de la Feria en la Real Maestranza.

El Holos se emplaza en una casa de estilo regionalista construida en 1929 como complemento residencial a los pabellones de la Exposición Universal, reformado con un innovador proyecto arquitectónico del estudio MGM, que conjuga diseño y confort. Sus siete habitaciones propician el trato personalizado, junto a otros detalles creativos de la propietaria, como las tarjetas manuscritas y las figuras de papiroflexia que ella misma elabora y coloca cada noche sobre las camas, pequeños gestos con los que pretende hacer un guiño a los clientes. "Igual que una madre da un beso de buenas noches a sus hijos, yo quiero agasajar a mis huéspedes con un beso simbólico", señala Carmen Ortega. "Y debe funcionar, porque el 80% de los clientes que se han hospedado aquí repiten".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios