Finanzas

Prohíben comprar y vender los derechos concesionales del agua en España

  • Expertos en recursos hídricos analizan el pacto PSOE-Podemos, que persigue promover "la gestión pública y directa del agua"

La gestión del agua y la solidaridad entre las diferentes cuencas es fundamental ante la escasez de recursos. La gestión del agua y la solidaridad entre las diferentes cuencas es fundamental ante la escasez de recursos.

La gestión del agua y la solidaridad entre las diferentes cuencas es fundamental ante la escasez de recursos. / García Vivas

Después de dos elecciones generales y casi un año de Gobierno en funciones, las posibilidades de formar un Ejecutivo comienzan a despejarse a la misma velocidad que crece la incertidumbre sobre el mismo, principalmente, por las feroces críticas que llueven cada día desde los diferentes grupos políticos en la oposición.

Mientras tanto, un grupo de expertos en materia de recursos hídricos ha analizado cómo puede afectar el pacto de gobierno de coalición firmado entre PSOE y Podemos en cuanto a la gestión del agua, un bien escaso y vital para la economía española y, más aún, la almeriense.

La Plataforma en Defensa de las Fuentes de los ríos Segura y Mundo, creada en 2007 en defensa de una gestión racional de los recursos hídricos y en contra de los pozos de sequía, explica que el texto suscrito por PSOE y Podemos recoge dos puntos relativos a la gestión del agua.

Por un lado, el punto 3.9, que habla de un “Plan nacional de depuración, saneamiento, eficiencia, ahorro y reutilización de agua”: apostamos por la racionalización del uso del agua, en línea con la Directiva Europea sobre Calidad del Agua, en un contexto de disminución de la disponibilidad de recursos hídricos como consecuencia de los efectos del cambio climático; impulsaremos el Plan Director de Regadíos para desarrollar inversiones en instalaciones y obras en baja que mejoren la disponibilidad y uso sostenible del agua, generando valor añadido y empleo; garantizaremos el agua potable y de riego, al tiempo que se protege el medioambiente y se consagra el acceso al agua como un derecho humano y no como un bien mercantil. Se prohibirá, por tanto y como parte de este principio, la compraventa de derechos concesionales del agua; llevaremos a cabo el saneamiento de las rías, desembocaduras de ríos y otros lugares de especial riqueza ambiental, económica y social.

El pacto aboga por un plan nacional de depuración, reutilización y saneamiento

Y por otro, el punto 3.10 del acuerdo, recoge: aprobaremos una Ley de base reguladora del ciclo integral del agua. En este sentido, ahonda en que “se promoverán además las modificaciones regulatorias que faciliten la gestión pública y directa del agua, en particular por parte de los ayuntamientos, así como la modificación de la normativa de contratación pública para reducir los límites de duración de los contratos futuros de gestión indirecta y el estudio de la reversión de las concesiones que no cumplan con la legislación vigente”.

La plataforma destaca que el lenguaje utilizado “es más propio de un programa electoral que de un acuerdo programático, y destaca por lo inconcreto de las propuestas. Aspectos tales como simplemente cumplir con las directivas europeas (algo obligatorio, gobierne quien gobierne) o apelar genéricamente al “uso racional del agua” no aportan nada. Otro tanto puede decirse del mito de la modernización de regadíos”, apostilla.

A juicio de la plataforma, existen dos puntos que sí despiertan, por su contenido político, gran interés: la prohibición de “la compraventa de derechos concesionales del agua” y la propuesta de una ley que “facilite la gestión pública y directa del agua” (refiriéndose al servicio de abastecimiento urbano en baja, cuya privatización ha causado agrias polémicas). La plataforma ha puesto la lupa en la primera de ellas, por estar más relacionada con sus objetivos fundacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios