Alcalá de Guadaíra

Alcalá de Guadaíra: culmina la restauración de las pinturas murales del patio del Ayuntamiento

  • Son del siglo XVIII, vinculadas al hospital de la Orden de San Juan de Dios que hubo en el edificio

Detalle de las pinturas del patio del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (siglo XVIII), tras su restauración. Detalle de las pinturas del patio del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (siglo XVIII), tras su restauración.

Detalle de las pinturas del patio del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (siglo XVIII), tras su restauración. / M. G.

Los últimos trabajos de restauración que se han realizado en las pinturas murales del patio del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra han permitido sacar a luz nuevos elementos de la decoración de este espacio arquitectónico.

Se trata de trazos, elementos decorativos y colores hasta ahora ocultos que, según considera el Consistorio, incrementan aún más el valor de este conjunto de pinturas realizadas en el siglo XVIII y vinculadas con la Orden de San Juan de Dios, que tuvo un hospital en este inmueble.

Los trabajos de restauración y consolidación que se han desarrollado a lo largo de un mes han incluido la limpieza de microorganismos, suciedad acumulada y otros daños provocados por la intemperie, así como la consolidación para detener los procesos de deterioro y pérdida y la recuperación cromática de zonas.

La delegada de Patrimonio, María de los Ángeles Ballesteros, ha realizado una última visita para comprobar el resultado acompañada por los técnicos de la empresa especializada en estas labores, Alféizar Restauraciones Andaluzas.

Parte del equipo que ha intervenido en los trabajos. Parte del equipo que ha intervenido en los trabajos.

Parte del equipo que ha intervenido en los trabajos. / M. G.

Según ha recordado el Ayuntamiento en un comunicado, estas singulares pinturas que forman parte del patrimonio alcalareño configuran una "delicada decoración" en la que figuran frutas de granada relacionadas con la Orden de San Juan de Dios que ocupó este edificio, roleos, vegetación y trampantojos de elementos arquitectónicos.

Ballesteros ha recordado que la última vez que se restauraron fue en el año 2003, y debido al deterioro por el paso del tiempo y los agentes meteorológicos, esta actuación ha sido necesaria porque para la ciudad su recuperación supone “una interesante suma a su patrimonio, puesto que existen escasos ejemplos de decoración mural de este tipo correspondientes a esa época y aún menos que estén tan completas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios