Alcalá de Guadaíra

Alcalá ve alejarse la posibilidad de que la concesionaria del Metro asuma el tranvía

  • La alcaldesa admite que las condiciones de la UE dificultan el objetivo

  • Se han remitido nuevos informes de viabilidad a Europa, incluyendo las 4.500 viviendas previstas en el Zacatín

  • Tras el desdoble de la A-392 es la gran infraestructura de la zona que sigue bloqueada

Una vista de las vías ya construidas en Alcalá de Guadaíra para el tranvía. Una vista de las vías ya construidas en Alcalá de Guadaíra para el tranvía.

Una vista de las vías ya construidas en Alcalá de Guadaíra para el tranvía. / José Ángel García

La alcaldesa de Alcalá de Guadaíra, Ana Isabel Jiménez (PSOE), ha avanzado este miércoles que es posible que la UE no avale la integración de tranvía del municipio con la Línea 1 del Metro, a todos los efectos, como pretendían tanto el Consistorio y como la propia Junta, de forma que fuera la misma concesionaria la que se hiciera cargo de la gestión, como una prolongación de línea.

Así se lo ha trasladado el Gobierno andaluz, según ha dicho. "No sería posible", por las condiciones que pone Europa, muy rigurosa en lo que respecta a la financiación de este tipo de proyectos. 

El objetivo es, en cualquier caso, terminar la infraestructura para que pueda funcionar cuanto antes, según ha insistido al ser preguntada sobre el asunto, tras la apertura completa al tráfico de la A-392 desdoblada. El tranvía es la otra gran infraestructura iniciada que sigue bloqueada.

"Estamos en contacto permanente con la dirección general de Movilidad", ha insistido la edil, que señala que se han presentado varios informes de viabilidad del proyecto actualizados, para lograr la financiación para lo que resta.

De forma adicional, el Consistorio ha aportado uno nuevo, con el proyecto del área de oportunidad del Zacatín, que rodea uno de los tramos y en la que van previstas 4.500 viviendas. Todo ello, con el objetivo de que se entienda que es un proyecto viable.

La alcaldesa confía en que la respuesta de la UE sea positiva y llegue en el primer trimestre del año que viene, dentro del nuevo marco de financiación, hasta 2023, el plazo en el que la obra debería estar terminada.

De momento, los poco más de diez millones recogidos en el presupuesto de 2020, lejos de lo que se barajó, son para reponer la infraestructura que ha sido vandalizada o robada, poner vigilancia en la misma y hacer algunas modificaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios