Rafael Román, concejal de PSOE en Cádiz.

"Alcances llenó en su momento un espacio en el pensamiento cinematográfico de los gaditanos"

  • Rafael Román vivió los primeros años de Alcances y siente cierta nostalgia de aquellos tiempos.

Sus palabras le revelan como un gran cinéfilo.

-¿Podría contar sus primeros recuerdos relacionados con el cine?

-Cuando era niño me vi todas las películas del mundo en los programas dobles, y eso es lo que me ha educado en el cine inicialmente. Mis primeros héroes fueron Alan Ladd, Gary Cooper y Yul Brynner. Entonces se veían muchas películas mexicanas de Pedro Infante y Miguel Aceves Mejía. Después, cuando me fui a Madrid, durante más de un año he sido asistente diario de la Filmoteca Española. Allí aprendí muchísimo de cine. De esta época destaco la película El manuscrito encontrado en Zaragoza.

-Y de su infancia, ¿cuál destaca?

-Una película inolvidable que todavía me gusta muchísimo es Centauros del desierto, de John Ford.

-¿Qué películas forman parte de su memoria cinematográfica?

-Muchas. Me gusta mucho el cine, pero que formen parte de mi memoria sentimental... Amarcord y Roma, de Fellini.

-¿Actrices y actores favoritos?

-Kim Basinger en Nueve semanas y media. Y otras actrices que me gustan son Audrey Hepburn, Jane Fonda, Julia Roberts... No puedo decir sólo una. De actores, Paco Rabal.

-¿Tiene alguna escena preferida?

-La del monje subido a la columna de Simón en el desierto, la de la cena de la película Viridiana y la escena de la comida de El discreto encanto de la burguesía. Y más actual, toda la serie de El Padrino.

-¿Podría decir el nombre de la peor película que ha visto?

-He visto tantas... Hay muchas películas malas. Pero la peor, estas películas antiguas de romanos de coproducción italoespañolas.

-¿Qué recuerdos personales tiene de Alcances?

-Cuando en Alcances se podían ver películas que no se veían en salas comerciales, era muy bonito ir y, de hecho, se iba. Creo que Alcances cumplió una función en ese momento de llenar un espacio en el pensamiento cinematográfico de los gaditanos, pero hoy es otra cosa. Un festival de documentales es algo diferente al espíritu de entonces, pero tiene que abrirse un hueco en el conjunto de festivales que hay en España, y es muy difícil porque otros tienen un presupuesto infinitamente superior. Entiendo que ha sido una manera de reconvertir un festival de cine en otra cosa para que siga siendo festival.

-¿Confía en el futuro del festival gaditano?

-Sin más presupuesto es muy complicado, porque un festival se basa fundamentalmente en las estrellas para que tenga un alcance mediático porque la competencia es feroz. Pero esto no quita que piense que el esfuerzo que se hace es loable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios