Alcances

Musicales - Arte y Naturaleza

Jón Birgisson, vocalista de Sigur Ros, dice en Heima, la película que muestra al grupo en una gira por su Islandia natal, que trabajan dejando las canciones fluir de manera natural, sin hablar, sin instrucciones prefijadas. En una isla donde, no es que nunca pase nada, sino que el ritmo vital se asemeja al de la formación de las estalactitas, las canciones se alinean en paralelo a la imponente presencia de la naturaleza, adquiriendo un carácter mágico, casi totémico. La habitual presencia en festivales masivos de Sigur Ros, resulta ahora de lo más chocante.

Otro tipo de magia muy diferente fue la que se dio en Sevilla a finales de los setenta, cuando Kiko Veneno y los hermanos Amador, dirigidos por la sabia mano de Ricardo Pachón, pusieron patas arriba el flamenco. Dame Veneno ofrece una idea aproximada del ambiente, de la vida cotidiana de los músicos, pero mucho nos tememos que se queda corto. El fenómeno da, al menos, para tres películas más, tanto para profundizar algo más en lo acaecido esos años -hay temas por los que se pasa de puntillas- como para aproximarnos a lo que, para bien o para mal, sucede en el presente. No obstante, esto no le resta interés a un filme que parece reivindicar el valor fundamental de la anécdota en la construcción de la Historia. Por su parte, el combo ubriqueño Carlinga Microband desconcertó con una propuesta más cercana al peliagudo ámbito de "lo latino" que al legado de Veneno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios