Bormujos El juzgado archiva la denuncia de un empresario vinculado al PP contra el alcalde socialista

  • El demandante mantenía que el regidor había renunciado a contratarle tras ganar un concurso público por ser militante de otro partido

  • La juez considera que no hay indicios de prevaricación y que los trabajos se cubrieron con otro personal, economizando recursos

  • El sobreseimiento es provisional y puede recurrirse 

El alcalde de Bormujos, Francisco Molina (PSOE). El alcalde de Bormujos, Francisco Molina (PSOE).

El alcalde de Bormujos, Francisco Molina (PSOE). / Juan Carlos Vázquez

El Juzgado de Instrucción número 3 de Sevilla ha sobreseído de forma provisional y archivado la denuncia promovida por un empresario de Bormujos, propietario de una empresa de servicios de mantenimiento, contra el alcalde, Francisco Molina (PSOE), al considerar que había prevaricado al renunciar al contrato con su sociedad, pese a haber ganado ganado un concurso público, sólo porque era militante del PP. 

La titular del juzgado considera, en un fallo del pasado 14 de marzo, que "no aparece debidamente justificada la perpetración del delito" de prevaricación por la que se abrieron diligencias y no aprecia tampoco ilegalidades administrativas en el caso.  

Así, señala que no se aprecia que las decisiones y baremación de las ofertas para el concurso afectaran al "principio de libre concurrencia" y destaca que "desde la óptica de economizar recursos públicos puede defenderse que el servicio quedó debidamente atendido con los trabajadores eventuales procedentes de la bolsa social dependiente de la Diputación y la reorganización que de los propios efectivos de personal del ayuntamiento se hizo". 

"Rectificar públicamente" 

Por el caso, Francisco Molina llegó a declarar como investigado. Otros técnicos, oficiales y peones del área de Obras y Servicios, así como el delegado de Seguridad y Movilidad del Consistorio lo hicieron como testigos

El concurso se sacó en junio de 2016 y, en octubre de ese año, se cerró la valoración con la propuesta de adjudicación de los trabajos a la citada empresa, por 59.000 euros, a la que el alcalde renunció después. 

Tras conocer el archivo de la causa, el regidor considera que se ha demostrado que la polémica "se trataba de una burda manipulación del PP de Bormujos" para "emborronar" la gestión del gobierno local y ha insistido en que su actuación estuvo "orientada al servicio prioritario de los intereses generales, al sometimiento pleno a la ley y al derecho". 

Molina considera además que, ahora, el PP de Bormujos debe "rectificar públicamente" y "pedir disculpas". 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios