Aljarafe

La falta de desbroce cierra los caminos del parque del Riopudio

  • El cambio de Gobierno podría suponer otro parón en la negociación entre la CHG, la Junta y los ayuntamientos para aclarar la gestión del parque

La barandilla de madera de un puente rota en parte. La barandilla de madera de un puente rota en parte.

La barandilla de madera de un puente rota en parte. / D. S.

Los cambios en los ministerios y en los organismos que dependen de éstos podrían conllevar un nuevo parón en las negociaciones que hay en marcha para determinar qué ente y en qué condiciones asume la gestión del parque del Riopudio, en el Aljarafe, en cuya recuperación y restauración la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) invirtió 11,7 millones de euros de fondos europeos. Según los alcaldes, se sigue a la espera de una "reunión técnica" -como hace meses- entre responsables de la CHG (del Ministerio de Agricultura) y de la Junta para abordar el asunto.

Mientras, las únicas actuaciones de mantenimiento en un parque que abarca 19 kilómetros de extensión y nueve términos municipales son las que hacen los propios ayuntamientos, a través de la Mancomunidad de Fomento y Desarrollo del Aljarafe, que gestiona los planes de empleo estable. Con estos fondos se contrata a vecinos en paro que durante unos días -alrededor de una quincena, no más- desbrozan la parte que corresponde a cada localidad. Se suelen hacer cada primavera. La CHG también tenía un contrato de mantenimiento con una empresa, pero venció a finales del año pasado.

Así, tres años después de que finalizaran las obras, la zona empieza a manifestar la dejadez, según denuncian sus usuarios, sobre todo por la proliferación de hierbas y arbustos que van cerrando los caminos de tránsito y zonas de merenderos. La basura, de momento, no es un problema. Pero sí son visibles las consencuencias del vandalismo en el mobiliario por la falta de vigilancia.

Aun así, el presidente de la Asociación para la Defensa del Desarrollo del Aljarafe (ADTA), Juan Antonio Morales, destaca que el espacio está mejor que hace dos años, antes de que se llevaran a cabo al menos estos trabajos por parte de los nueve ayuntamientos a los que afecta el corredor verde.

La CHG ha venido manteniendo que, ejecutado el proyecto de restauración, no puede hacerse cargo de la gestión, que no es su competencia sino la de la Junta, al tratarse de un parque metropolitano. Ésta considera que el organismo dependiente del Ministerio de Agricultura sí que es competente en el cauce del arroyo Riopudio y tendría que participar. Por otro lado, la ley impide que los ayuntamientos se hagan cargo directamente de la gestión, ni siquiera a través de la mancomunidad, al ser una competencia impropia, aunque son los que están empujando para que haya un acuerdo.

Las fuentes apuntan que la opción sería una especie de convenio entre las tres partes o consorcio, que no se concreta, cuando va a arrancar otro verano. Los ayuntamientos defienden que su papel debe ir destinado, sobre todo, a dinamizar la zona con actividades. Dado el tipo de parque del que se trata los costes de mantenimiento sólo son elevados los primeros años, según ADTA, cuando la arboleda requiere riego. A partir de ahí sería una cantidad asumible, con la que, sin embargo, parece que nadie se quiere comprometer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios