Andalucía

Ana Julia Quezada asegura que la muerte de Gabriel fue un accidente y "se asustó"

  • La Fiscalía investigará la Quema de Judas de Coripe en la que se linchó una muñeca que simulaba a la asesina confesa

Ana Julia Quezada asegura que la muerte de Gabriel fue un accidente y "se asustó" Ana Julia Quezada asegura que la muerte de Gabriel fue un accidente y "se asustó"

Ana Julia Quezada asegura que la muerte de Gabriel fue un accidente y "se asustó"

Ana Julia Quezada, la asesina confesa del niño Gabriel Cruz, pide perdón a la familia del pequeño pero reitera que la muerte fue un accidente: "Me asusté mucho, el miedo te bloquea y actué así", afirma. Así lo ha trasladado en una carta dirigida al programa de Ana Rosa en Telecinco, remitida desde el centro penitenciario El Acebuche de Almería, en la que asegura que no está "nada bien" y en la que reclama perdón a "toda la familia de Gabriel" y a todas las personas a las que ha hecho "daño".

En una segunda misiva remitida a este programa televisivo, señala que ha podido ver en las noticias las informaciones sobre la muerte de Gabriel relacionadas con la instrucción que sigue el juez Rafael Soriano."Lo que dicen coincide con mi declaración, pero lo que no veo normal son otras imágenes donde sacan una muñeca de plástico negra, la ponen en una plaza y la queman como si me quemaran a mí", afirma. Con esta frase se refiere el maltrato a un muñeco con su figura en la quema de Judas de Coripe (Sevilla).

La mujer pide perdón, pero denuncia un trato "racista" porque "soy negra"

Precisamente, la Fiscalía de Sevilla anunció ayer la apertura de diligencias para investigar la denuncia presentada por Movimiento contra la Intolerancia por un presunto delito de odio por estos hechos.

"No soy más monstruo que esas personas y lo hice por un accidente. Ellos lo hacían queriendo, son más monstruo que yo. Al escribir esta carta me tiemblan las manos. Cuando hay gente de color blanco que cometen esos crímenes nunca he visto tantas barbaridades. Eso se llama racismo y xenofobia", añade Quezada, que incide una vez más en el color de su piel en la carta: "Soy negra, cometí un delito sin querer, lo único que pido es que se me juzgue y se me trate como se me tiene que tratar en mi situación".La asesina confesa asegura que en el momento de su detención hubo dos mujeres que le dijeron una "ahora mismo te mataba, zorra. Te dejaba en una plaza para que te mataran, hija de puta. A ver si con un poco de suerte te matan en la cárcel"."¿Que no hay racismo en España? Ahora lo pongo en duda, menos mal que aquí en la prisión me siento bien y me tratan como es debido porque son profesionales", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios