Andalucía

Catalá se afana en aliviar la tensión con el Poder Judicial y le muestra su compromiso

  • El ministro de Justicia intenta mostrarse como alguien "más que acreditado" en el funcionamiento y la separación de poderes

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, saluda al ministro de Justicia, Rafael Catalá, ayer en Sevilla. El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, saluda al ministro de Justicia, Rafael Catalá, ayer en Sevilla.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, saluda al ministro de Justicia, Rafael Catalá, ayer en Sevilla. / juan carlos vázquez

Comentarios 2

"Espero que esta tensión, que esta situación se resuelva cuanto antes, que sigamos trabajando con lealtad desde el Gobierno, el Ministerio de Justicia, con el Consejo General del Poder Judicial, con las asociaciones de profesionales, con todos los operadores jurídicos". Así respondió ayer el ministro de Justicia, Rafael Catalá, cuando fue cuestionado sobre sus polémicas declaraciones en las que criticó al juez que emitió un voto particular en el sentencia contra la Manada.

El ministro, que ha estado en el foco mediático durante los últimos días, acudió a Sevilla para presentar al delegado del Gobierno, Antonio Sanz, en un desayuno informativo organizado por Europa Press. Aunque antes del acto Catalá quiso dejar claro que no haría ninguna declaración más allá de presentar a Sanz, posteriormente intervino a raíz de una pregunta formulada por los asistentes. Con su respuesta quiso expresar su confianza en que se produzca "en breve" una propuesta de los técnicos para reformar el Código Penal y que se mejore el "compromiso democrático" con las víctimas y que todas las instituciones se pongan "al servicio de la Justicia y de la garantía de los derechos de todos los españoles".

Dispuesto a sofocar el incendio provocado por su insinuación sobre los "problemas" del magistrado de la Audiencia de Navarra Ricardo González, Catalá defendió en su intervención su trayectoria profesional, sus declaraciones, "que constan en las hemerotecas desde hace muchos años", su relación y "compromiso" con las instituciones, con la democracia, y con el funcionamiento del Gobierno, de los parlamentos y con el Poder Judicial. El ministro recordó su amplia trayectoria profesional -hace ya 33 años que entró en la Administración Pública-, por lo que consideró que está "más que acreditado" cómo entiende él el funcionamiento de los poderes públicos, la separación de poderes y la democracia.

Por último, el ministro abogó por una Justicia cercana con el ciudadano y a las víctimas: "Nos ponemos siempre del lado de las víctimas, manifestamos siempre esa cercanía y comprensión y ponemos todos los recursos para que así sea".

Entretanto, el juez González aseguró ayer sentirse "tranquilo" tras la polémica. En sus primeras declaraciones públicas, durante la concentración en la Audiencia Provincial de Navarra de los funcionarios de Justicia en favor de una "Justicia independiente y de calidad", subrayó sentirse emocionado por el apoyo recibido de amigos y compañeros, sin querer hacer más comentarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios