Andalucía

El Defensor urge a luchar contra el aumento de la desigualdad

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, insistió ayer en la "urgencia" de poner en marcha medidas para evitar que la desigualdad "comience a deshilachar todo lo bueno" que se ha conseguido en décadas. Durante la presentación en el Parlamento del informe anual que la oficina que dirige realizó sobre su trabajo en 2016 lamentó que el aumento de esta brecha social entre los andaluces es "uno de los legados de la crisis".

Según los testimonios que recibe, Maeztu puede afirmar que la prestación sanitaria no es igual para todos por razones geográficas, que los padres se quejan de que la educación no es equitativa, que no todas las casas tienen "un techo digno", que no todos tienen acceso a la justicia, y que hay ciudadanos "excluidos" por ser inmigrantes o solicitantes de asilo.

Las principales reclamaciones de Maeztu se centran en sanidad y educación

Maeztu lamentó que haya cada vez más trabajo temporal y más precario, con una caída de los sueldos, menos prestaciones, ausencia de políticas públicas frente a la pobreza infantil, mayor exclusión y una presión fiscal "injusta".

Citó a la educación como el campo en el que se tienen que hacer los mayores esfuerzos para corregir las desigualdades. Según Maeztu, en esta área está en peligro la equidad, entendida como la falta de oportunidades de algunos colectivos para acceder a ella en las mismas condiciones. A esa desigualdad, explicó, contribuye el estado de algunas instalaciones o los retrasos en el pago de becas, aunque sí lo mitiga la creación de los comedores escolares.

El Defensor del Pueblo reclamó de nuevo una renta básica, un "techo digno" y el suministro de luz y agua garantizados. Maeztu también considera la violencia de género como "el resultado más evidente de la desigualdad social de las mujeres", por lo que reclama medidas para abordar el problema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios