Andalucía

Espadas insiste en negociar el Presupuesto ante la dureza de Vox con Juanma Moreno

  • El Gobierno andaluz insiste en que quiere sacar las cuentas con el mayor apoyo posible pero las relaciones con su socio pasan por mal momento

Juan Espadas, en la sala de prensa del Parlamento andaluz.

Juan Espadas, en la sala de prensa del Parlamento andaluz. / Raúl Caro / EFE

El debate de Presupuestos que cada otoño marca la agenda parlamentaria en Andalucía tendrá este año más protagonistas que nunca. Es habitual que los partidos de la oposición aseguren –en voz baja– que están dispuestos a pactar con el Gobierno. Como también lo es que el ocupante de San Telmo tienda la mano a sus contrarios para armar las cuentas del año siguiente. A la hora de la verdad, el Ejecutivo va por libre, si tiene mayoría, o pacta con sus socios habituales. Pero el curso político 2021-2022 en Andalucía tendrá un final electoral, lo que genera excepcionalidades.

Lo “excepcional” para Juan Espadas, líder del PSOE andaluz, es que la comunidad necesita un presupuesto que favorezca la recuperación tras lo más duro de la crisis provocada por el Covid. En eso está de acuerdo con el Gobierno andaluz y su responsable de Hacienda, Juan Bravo. Espadas, además, no tiene prisa por que haya elecciones. Necesita tiempo para asentarse al frente de los socialistas andaluces y la aprobación del Presupuesto de 2022 alejaría la posibilidad de un adelanto electoral a principios del año próximo.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, siempre ha fiado la continuidad de la legislatura a la estabilidad en el Parlamento y eso es algo que el PSOE puede aportar en este momento, como se encargó ayer de recordar el propio Espadas. El también alcalde de Sevilla ha comparecido este jueves en la Cámara antes de la sesión de control para esbozar la oferta con la que irá hoy a San Telmo para intentar algo que nunca ha ocurrido en Andalucía, que PP y PSOE se pongan de acuerdo para sacar adelante un Presupuesto.

Juan Bravo ya adelantó hace unos días que el proyecto de cuentas que están elaborando los técnicos de su Consejería será expansivo. Ese dato, junto con la llegada prevista de fondos europeos de recuperación, hacen pensar a los socialistas que hay “margen” para negociar. Espadas habló ayer de ocho líneas maestras, ninguna de las cuales suena inasumible para el actual Gobierno. La más relevante aboga por impulsar en un plan plurianual, con inicio en 2022, para equiparar el sueldo de los profesores y sanitarios andaluces con la media estatal. Este proyecto forma parte incluso de los acuerdos firmados por PP y Cs para formar el actual Ejecutivo y, como reconoció Espadas, fue una compromiso de los gobiernos socialistas de la Junta que no llegó a cumplirse.

El resto de iniciativas propuestas por Espadas tampoco deben rechinar en el Gobierno de Juanma Moreno, pero algunas sí son claramente incompatibles con Vox, la fuerza que permitió la investidura del presidente y la aprobación de los tres presupuestos de este Gobierno, pero que está embarcada en una travesía de distanciamiento con el Ejecutivo en un intento por forzar el adelanto electoral, que llevan meses reclamando abiertamente.

Manuel Gavira, en el Pleno. Manuel Gavira, en el Pleno.

Manuel Gavira, en el Pleno. / Raúl Caro / EFE

Vox escenifica su enfado con el Gobierno andaluz

La muestra más clara fue la dureza que ayer empleó su portavoz, Manuel Gavira, durante la sesión de control en el Parlamento. El diputado gaditano afeó a Moreno que haya mantenido “las leyes de la izquierda” –en referencia a las normas sobre Memoria Histórica y LGTBI, entre otras– y organismos como el Consejo Consultivo o el Defensor del Pueblo, pero también criticó que “haya abierto las puertas a la inmigración ilegal” y “promocione un falso andalucismo”. Visiblemente molesto por esta “crítica feroz”, Juanma Moreno recordó a Gavira que su partido ha participado “activamente” en el devenir de la legislatura de la mano de su Gobierno. Incluso advirtió al dirigente de Vox de la posibilidad de que sus votantes vuelvan al PP en busca de la “estabilidad” de la que el presidente suele presumir.

El mes que hoy empieza será casi definitivo para saber hasta dónde llega la estabilidad del Gobierno que populares y naranjas inauguraron en enero de 2019 después de 37 años de mandatos socialistas. En la Consejería de Hacienda y Financiación Europea aseguran, a día de hoy, que habrá un anteproyecto de cuentas para 2022 y que se aprobará en Consejo de Gobierno. La duda es si habrá una alianza excepcional entre populares, naranjas y el PSOE, si Vox volverá a amansarse como ha hecho en negociaciones previas o si, finalmente, Juanma Moreno tendrá que pilotar el final de la legislatura con un presupuesto prorrogado. En su entorno insisten en que el Ejecutivo pondrá todo de su parte para que haya cuentas y, a pesar de la dureza mostrada por Gavira, no descartan la reconciliación con Vox. Pero tampoco descartan que el PSOE permita la aprobación del Presupuesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios