Granada

Secuestro exprés de un menor para lograr las claves bancarias de sus padres

  • La víctima estaba practicando deporte cuando fue raptado por el Parque Almunia el pasado lunes.

Zona por la que corría el menor cuando fue secuestrado. Zona por la que corría el menor cuando fue secuestrado.

Zona por la que corría el menor cuando fue secuestrado. / álex cámara

Los llamados 'secuestros exprés' son una modalidad de secuestro que parece haberse puesto de moda durante los últimos años. Se trata de un tipo de rapto extorsivo que, pese a que tuvo su origen en latinoamérica, se ha ido extendiendo por todo el mundo, y Granada no ha sido una excepción. La tarde del pasado lunes la capital granadina vivió un suceso de este tipo por el que un menor fue raptado durante un par de horas, cuando se encontraba practicando deporte por la zona del Parque Almunia.

Por lo general, este tipo de secuestros se realizan de forma premeditada, sin embargo la víctima suele ser escogida al azar con el fin de obtener todo el dinero posible, ya sea de sus cuentas bancarias o del dinero disponible en efectivo que su familia pueda reunir en un espacio temporal de aproximadamente un par de horas. El modus operandi suele ser aprovechar zonas poco transitadas o en las que en ese momento no haya demasiado tránsito para asaltar a personas que se encuentren solas.

El joven fue soltado junto al recinto ferial, tras un par de horas secuestrado en un coche

Precisamente todo apunta a que esto fue lo que sucedió antes de ayer, cuando Antonio -nombre ficticio-, un adolescente menor de edad, y su familia, vivieron unas horas de terror y desesperación.

Como en muchas otras ocasiones, Antonio salió a correr por los alrededores del Parque Almunia, situado en el distrito Chana. Según indicaron fuentes de Granada Hoy, eran en torno a las 20:30 horas cuando un coche se le acercó, con la excusa de hacerle una pregunta y se inició este episodio.

Aprovechando ese momento, los ocupantes del vehículo agarraron al joven y lo introdujeron en su interior. Acto seguido, abandonaron el lugar y le pusieron una capucha en la cabeza para que no pudiese reconocer ni a los ocupantes, ni la zona por la que estaban circulando. En ese momento, comenzaron a intimidarlo y le exigieron tanto las claves de su cuenta bancaria como las de sus padres.

Durante un par de horas, los secuestradores estuvieron extorsionando a Antonio para conseguir toda esta información, tras lo que decidieron soltarlo en la Avenida Joaquina Eguaras, a la altura del recinto ferial. Desorientado y presa del miedo, Antonio decidió correr hasta la Comandancia de la Guardia Civil, que se encuentra a menos de un kilómetro del lugar donde fue soltado. Una vez dentro, fue atendido por agentes de la benemérita, quienes tras conocer la historia vivida momentos antes por el joven, avisaron a los padres para que fueran a buscarle.

Tras asimilar lo sucedido, el padre del menor se desplazó hasta la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental, que se encuentra muy cerca de la zona donde Antonio fue secuestrado. Según confirmaron fuentes policiales a este medio, fue de madrugada, entorno a las 2:00 horas, cuando el progenitor denunció este hecho, por el que se ha abierto una investigación policial. Pese a que todo apunta a que los secuestradores escogieron al joven de forma aleatoria, los agentes investigan si pudiese haber otro motivo por el que se produjese este rapto.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios