Visita

Juanma Moreno se reúne con el negociador del Brexit este lunes

  • Pesimismo en Bruselas al inicio de las últimas semanas de que se produzca la salida a las bravas del Reino Unido

Juanma Moreno Juanma Moreno

Juanma Moreno / Julio Muñoz, EFE

Bruselas es la capital de los lamentos este mes de octubre. Cuando llegue el día 31, el Reino Unido se marchará de la Unión Europea sin que aún se atisbe una salida negociada, y el próximo 18, Estados Unidos comenzará a cargar con un 25% los aranceles de productos agroalimentarios españoles, alemanes, franceses y británicos. Y, por si no fuese bastante, el Parlamento Europeo aún no ha dado el visto bueno a la mitad de los nuevos comisarios. Borrell se examina este martes. En este contexto se produce la primera visita del presidente de la Junta, Juanma Moreno, a Bruselas, ciudad de los lamentos y de las incertidumbres.

Este es el segundo viaje internacional del nuevo presidente andaluz. El primero fue a Marruecos el pasado junio, fue casi una visita de Estado, muy conveniente para España ahora que las relaciones entre ambos países están mejor que nunca. Moreno volvió satisfecho de Rabat. Veremos de Bruselas.

Con una Comisión Europea en pleno trámite de exámenes ante el Parlamento, Juanma Moreno se reúne este lunes con el negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Bernier. Es la primera figura en estos tiempos de mudanzas. Moreno quiere conocer de primera mano a qué se enfrentará Andalucía si el 31 de octubre se produce el Brexit a las bravas. Buena parte del turismo andaluz, más de 70.000 británicos residentes en el sur y cerca de 10.000 trabajadores transfronterizos de Gibraltar están pendiente de ello. El margen del Gobierno de la Junta es escaso, las fronteras, incluida la de La Línea, es asunto del Estado español. Aun así, Juanma Moreno quiere oir de primeros labios qué persectivas hay.

Y no son nada halagüeñas. El primer ministro británico, Boris Johnson, envió el miércoles pasado una carta a la Comisión Europea con una última propuesta, que si bien no ha sido rechazada por Bruselas, cuenta con pocas opciones de materializarse en algo real. El problema sigue estando en la futura frontera entre las dos Irlandas. En teoría, porque le obliga una ley, Johnson debería pedir a Bruselas una nueva prórroga si no se alcanza un acuerdo, pero los opositores en el Parlamento británico creen que su primer ministro prepara una treta: enviará la carta de solicitud pero sin ninguna propuesta, a lo que Bruselas no podrá acceder.

Para Andalucía, lo más inmediato se producirá en la frontera de Gibraltar, donde miles de trabajadores deberán cruzar ese día un paso con controles muy distintos. España y Gibraltar firmaron cuatro memorandos de acuerdo para solventar todas estas cuestiones, pero sin acuerdo, es posible que no valgan para nada. No obstante, hay una voluntad de Gibraltar y de España por no complicar demasiado este trance que ninguno de los dos quiere.

Juanma Moreno se reunirá después con el actual comisario de Agricultura, Phil Hogan, quien posiblemente sea elegido en unos días comisario de Comercio. También es otra persona clave; en su caso, quien podría negociar con Estados Unidos una nueva tanda de aranceles. El castigo autorizado por la Organización Mundial de Consumo (OMC)  a las exportaciones españolas de aceite de oliva, vino y aceitunas puede tener una segunda parte en enero, si el mismo organismo sanciona a Estados Unidos por sus ayudas a la construcción de varios tipos de aviones Boeing. Los exportadores andaluces van a pagar la sanción de la OMC a cuatros países europeos por dar ayudas a Airbus. Si Boeing sale castigada, habrá un margen de negociación.

Quien también viaja esta semana a Bruselas es el ministro de Agricultura, Luis Planas, que este lunes acordará con las comunidades autónomas cómo actuará ante Estados Unidos. Si Borrell pasa el examen el martes, Pedro Sánchez, incluso estando en funciones, debe nombrar un nueve ministro de Exteriores, y Planas tiene casi todos los números de esta lotería.

A Moreno le compaña en este viaje el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, y el secretario de Acción Exterior, Enric Millo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios